Caso Ana Ríos

Sostienen que el novio de Ana Ríos tenía problemas de adicciones

El abogado de la familia de Ana Ríos informó que el novio de la joven estudiante jujeña tenía problemas de adicciones y pesaban sobre él denuncias por violencia de género.

03-04-2018

La situación procesal del único sospechoso por la muerte de Ana Ríos, es cada vez más complicada según manifestó el doctor Juan Musi, y si bien el caso se investiga como “homicidio en grado de tentativa”, la intención de la defensa es que la carátula cambie y se impute a Facundo Guerrero por violencia de género.

Asimismo, el letrado indicó que tiene entendido que al momento en que se indagó al joven sospechoso, estaba alcoholizado y drogado.

“La noche en que muere Ana Ríos, Facundo Guerrero había salido a bailar y tenemos entendido por testimonios que estaba alcoholizado y drogado”, sostuvo el abogado Juan Musi.

También te puede interesar: Dudas sobre la muerte de una joven jujeña en Tucumán

En ese mismo sentido, Musi indicó que el joven sospechoso se tornaba violento y agresivo cuando consumía sustancias y que muchas veces habría empujado y golpeado a su novia Ana Ríos.

También contó que Facundo Ríos, no trabajaba y era mantenido económicamente por sus familiares “hace un tiempo atrás, el joven había tenido problemas con sus padres porque no le enviaban dinero para su manutención”, expresó el abogado.

Familiares y amigos consultados por nuestro medio también sostienen que la relación de Ana y Facundo era violenta y que en más de una ocasión fueron testigos de situaciones en que el joven agredía a su novia.

Esto fue confirmado por el abogado defensor de la familia Ríos quien dijo que Ana realizó una denuncia formal en la fiscalía sexta de Tucumán debido a que su novio la agredió en plena calle “en esa ocasión intervino valientemente una mujer que la acompañó a Ana para que radique la denuncia”, explicó.

Por otro lado, el letrado indicó que quizás la joven no realizó más denuncias ya que al ser víctima de violencia sentía vergüenza por la situación que vivía “el agresor juega mucho sobre la culpa y la vergüenza que genera ser víctima de violencia de género”, explicó.

“Vamos a luchar para que la causa sea enmarcada como violencia de género y no vamos a parar hasta que se condene a un femicida”, finalizó el letrado.

Temas relacionados Caso Ana Ríos