Somos Jujuy
El diario digital jujeño más actualizado.

River eliminado de la Copa de la Liga: Tigre dio el golpe en el Monumental y avanzó a semifinales

El Matador aprovechó los goles de Retegui y Colidio, tras un grosero error de Paulo Díaz. Enzo Fernández había empatado el duelo. Será rival de Argentinos el próximo domingo.

Hermoso deporte el fútbol, donde el más humilde puede soñar ante el poderoso. Linda la Copa de la Liga Profesional también, donde lo difícil puede suceder. Tigre, ese equipo laborioso recientemente ascendido a Primera, le ganó 2-1 en el Monumental al coloso River, ese equipo que gastó millones de dólares para reforzarse pensando en la Copa Libertadores de América. Sí, el Matador de Victoria dio el gran golpe en Núñez. Y lo hizo de la mano -o de los pies- de dos futbolistas formados en Boca: Mateo Retegui y Facundo Colidio.

Jugó muy mal River en la etapa inicial porque sus futbolistas no estuvieron en sintonía fina y porque Tigre hizo un trabajo sin fisuras. El entrenador Diego Martínez demostró que se pueden modificar algunas cuestiones tácticas sin resignar la idea. Se habló mucho de cómo Defensa y Justicia cambió su libreto en la Bombonera contra Boca. Tigre fue lo opuesto al Halcón: se plantó distinto que lo habitual en el Monumental, pero con la ambición de siempre. Tal vez eso descolocó a Marcelo Gallardo, que se demoró demasiado en hacer sus retoques.

Tigre venía jugando con un 4-3-3 o con un 4-2-3-1. En Núñez se plantó con un 4-4-2, con Facundo Colidio como segundo punta para acompañar a Mateo Retegui y para vigilar el primer pase de Enzo Pérez. El Chapita fue la otra variante: afuera el emblema Magnín y adentro el ex Boca. La movilidad fue la justificación. Y tardó 18 segundos el goleador en avisar que estaría en una noche encendida: recibió por derecha luego de hacer una diagonal e hizo revolcar a Armani. Instantes después, el arquero local le sacó del ángulo un bombazo de 30 metros.

A nadie sorprendió el gol de Tigre a los 4 minutos. Entró dormido el local y el Matador lo hizo pagar. River sufrió otro gol tras un lateral, como contra Boca. Prieto demoró una eternidad en sacar de banda, encontró un apoyo, luego un pase para Zabala, centro y golazo de Retegui de cabeza, impactando de espalda al arco. Todo ocurrió ante la atenta mirada de los futbolistas de River.

No se metió atrás Tigre, pero se comprimió y apostó por la contra. La ventaja lo puso en un escenario ideal. Y estuvo a nada de anotar el segundo en un par de corridas y con un remate de 50 metros de Colidio que contuvo Armani. A River el 4-3-3 no le funcionó porque a Pochettino le costó ser extremo. Y porque la visita siempre tuvo superioridad en la mitad de la cancha. Recién en el complemento el Muñeco colocó a Poche de enganche; el andar del juego se lo pidió desde los 20 minutos de la etapa inicial.

Estuvo tan bien agrupado Tigre que no permitió llegadas del local. Solo tuvo una clarísima en los pies de Pochettino, que definió cruzado de zurda y la pelota se fue a nada del palo lejano. La jugada previa había sido bueno entre Barco y De la Cruz. La otra que provocó un tímido “uuuhhh” de la tribuna fue un disparo desde afuera de Enzo Fernández.

Se encontró con el empate River cuando no lo merecía. Enzo Fernández sigue demostrando que es un jugador de jerarquía: la colgó de un ángulo cuando había tenido un partido más que discreto.

Se encendió el local con la igualdad. Empujó la gente y creció el nivel de los futbolistas. Se empezaron a imponer los mediocampistas. Un vendaval asomaba. Pero Paulo Díaz perdió una pelota insólita como líbero y Facundo Colidio no falló en la definición ante Armani. El dominio escénico de River duró solo 9 minutos.

Tardó una eternidad Gallardo en mover el banco. Una de dos: no estuvo lúcido o no confía demasiado en los suplentes. Recién a los 27 minutos mandó a la cancha a Braian Romero, cuando el duelo le pedía a gritos mayor presencia en el área.

Sobre el final existió una jugada polémica: Marinelli y Palavecino fueron a disputar una pelota y el arquero se llevó puesto al volante. Sucedió que el jugador local se tiró antes de que el rival lo chocará. Finita.

Perdió River y la gente se fue pidiendo por la Libertadores. No respondió el equipo de los millones de dólares ante un elenco voluntarioso que mantuvo la base de la Primera Nacional. Y eso no pude ser menos de un gran llamado de atención para Gallardo y compañía.

Fuente: Clarín

Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
81
También podría gustarte
Comentarios
Loading...