Destacadas

Llovió en la zona donde trabajan los brigadistas y bomberos jujeños en Bolivia

La noticia trae cierto alivio para los brigadistas y la población de la zona que es azotada por incendios forestales desde hace dos semanas.

ilustrativa-2
ilustrativa-2

26-08-2019

La fuerte lluvia y granizada que cayeron la tarde de este lunes en el municipio de San Rafael de Velasco, zona en la que trabajan brigadistas jujeños, elevaron las esperanzas de la población de extinguir el fuego. A través de redes sociales, personas que se encontraban en el lugar compartieron sus videos.

El alcalde de San Rafael, Julio Alvis, confirmó las precipitaciones y recalcó que en las próximas horas informará si hubo algún efecto contra los incendios en la zona.

https://www.facebook.com/DiarioELDEBER/videos/2756513551059918/

"Estaba pronosticada una lluvia importante. Cayó en la ciudad y esperamos que también haya caído en las zonas donde están los focos de calor, que se encuentran a 120 kilómetros del área urbana del municipio", señaló la autoridad.

El director del Colegio Godofredo Trenker, Darwin Roca, también confirmó que las altas temperaturas de 36 grados centígrados bajaron con el granizo. Los incendios forestales en esta zona están en El Tuná y Cañón Verde, a 80 kilómetros del área urbana, en el límite con la provincia Ángel Sandoval.

">August 26, 2019

Twitter" charset="utf-8">

EL TRABAJO DE LOS BOMBEROS DE JUJUY

Una misión de 21 Combatientes de Incendios Forestales del Ministerio de Ambiente y 5 Bomberos del Ministerio de Seguridad, se encuentran realizando tareas de mitigación del fuego que azota la localidad de San Rafael de Velasco, en Santa Cruz de la Sierra, donde fueron finalmente destinados a fortalecer el trabajo junto a 7 voluntarios cochabambinos que se sumaron durante el paso por Tarija.

En un primer momento los equipos jujeños hicieron parada en San José de Chiquitos, donde fueron recibidos con muestras de agradecimiento, apoyo y entusiasmo por los pobladores, que también valoraron la decisión del Gobierno de Jujuy al enviarlos a combatir el fuego. Si bien es cierto en un primer momento viajaban rumbo a la localidad de Roboré, el destino fue redefinido en función de las necesidades de apoyo.

Luego de pasar la noche en la Estancia “La Capital”, en San José de Chiquitos, recibir atención médica, comida, y provisiones de combustibles gestionadas por el Gobierno de Santa Cruz, además de comestibles que también fueron donados por los Voluntarios del Movimiento ciudadano “Alas Chiquitanas”, los combatientes jujeños continuaron su rumbo hasta el destino final, en San Rafael de Velasco.

Una vez allí, se integraron al Comité Operativo de Emergencias (COE), conformado a los efectos de una mejor organización logística, e integrado por todas las fuerzas de seguridad de Bolivia, entre otras el ejército. En particular, el Director de la Brigada de Incendios Forestales del Ministerio de Ambiente de Jujuy, Ezequiel Morales, quien fue designado como Jefe de Operaciones, se sumó junto a Sebastián Hernández como encargado de monitoreo satelital. Participando en ese espacio y poniendo a disposición, por mandato del Gobernador Gerardo Morales, la experiencia de trabajo en el combate de los incendios forestales.

Según el Brigadista jujeño “en cada parada que hacemos la gente agradece al Gobierno de Jujuy por la asistencia; nos encontramos en buen estado de salud, con todo lo que necesitamos garantizado, y como siempre prestos a colaborar con la misma vocación de servicio y el compromiso para que los resultados sean los mejores”.

Luego de explicar que el clima y la vegetación en San Rafael de Velasco son similares a los que caracterizan la zona de Yuto, en Jujuy, el Brigadista del Ministerio de Ambiente precisó que “toda la Chiquitanía es seca, cercana al Amazonas, y el riesgo latente es que el fuego se propague a sectores madereros y ganaderos que hay en la zona, por lo que estamos trabajando para atenuar los efectos de los incendios”.

Finalmente, el trabajo realizado por los brigadistas y bomberos jujeños que fueron enviados, se inscribe en el marco de los Acuerdos Internacionales entre Argentina y Bolivia, que garantizan el respeto de los lazos de hermandad, la solidaridad ante situaciones de crisis, en este caso ambiental, y de cooperación mutua.