Somos Jujuy
El diario digital jujeño más actualizado.

Un jujeño en la Antártida: “La Armada es mi vida, mi familia y la llevo con orgullo”

Raúl Javier García nació en San Pedro y no olvida su tierra natal. Se encuentra en la base más antigua de Argentina sirviendo a la Patria.

El suboficial de la Armada Argentina Raúl Javier García se encuentra a más de 4.500 kilómetros de distancia de su San Pedro de Jujuy natal. Está invernando en la base más antigua de Argentina, en la Base Antártica Conjunta Orcadas en Isla Laurie, junto a personal militar de Fuerzas Armadas, científicos y meteorólogos.

Como un sueño hecho realidad, Raúl disfruta mucho de trabajar en este lugar al que lo trajo su carrera. “Disfruto cada momento de lo que me toca vivir a diario con mis compañeros, porque me gusta lo que hago y lo siento muy profesional. Desde que ingresé a la Armada a los 18 años soñé con vivir y disfrutar de todo lo que me sucediera a mi paso”, expresó a la Gaceta Marinera Armada Argentina, que compartió su historia.

Hoy se encuentra en el continente blanco, siendo uno de los 16 miembros que integran la dotación Orcadas para la invernada 2020-2021. “Es muy emocionante estar hoy en este lugar; siempre lo soñé”, expresó y contó que su primera Campaña Antártica fue durante el verano del 2014 en la Base Petrel, aunque esta es la primera vez que pasará un año entero en la Antártida.

En el cargo Reparaciones y Lucha Contra Incendios, el marino sampedreño es el encargado del mantenimiento general de la base, es así que “cualquier cosa que se averíe o necesite arreglo es mi responsabilidad restituirlo a su estado original”, detalló.

Su día antártico comienza bien temprano por la mañana con formación y pone manos a la obra en actividades propias de su cargo, como reparar y mantener en funcionamiento los distintos servicios de la base.

“También chequeo que los elementos de Lucha contra Incendios estén siempre listos a usarse en caso de necesidad, y colaboro en tareas generales de la base como hacer agua –se acarrea nieve en cubetas que luego se derrite en tanques para abastecer de agua a la base-, cubrir guardias y estar dispuesto a ayudar en lo que me pidan”, contó Suboficial Primero.

El marino cuenta con mucha experiencia en la Armada por sus 23 años de servicio desde que ingresó en 1997. Se especializó en Máquinas y se capacitó más adelante en Control Averías. Hoy tiene 41 años y se encuentra en la jerarquía de Suboficial Primero.

“Aún recuerdo mi primera navegación en el buque logístico ARA ‘Patagonia’ en el 2002, y las navegaciones en la corbeta ARA ‘Drummond’ patrullando el Mar Argentino en el 2006; y los muchos sueños por cumplir aún, tanto en lo profesional y personal”, relató entusiasmado.

“Siempre busco estar ahí con esfuerzo y sacrificio, es lo que aprendí en esta carrera y trato de superarme todos los días, dando el ejemplo a mis pares y esperando lo mejor. Servir a la Patria es dar lo mejor de mí a diario y en cada momento, sin pedir nada a cambio”, aseguró.

Este marino de San Pedro, desea “que todos aquellos a quienes les gusta la profesión no pierdan las esperanzas de algún día llegar acá”.

San Pedro siempre presente

“Desde muy chico, cuando tenía 7 años, les decía a mis padres que quería ir a la escuela militar, después de grande me llamó mucho la atención la Armada y cambió mi vida, le dio un giro muy importante a mi futuro”, narró Raúl.

Eligió especializarse en Máquinas dentro de la Armada porque venía de la Escuela Secundaria Técnica N° 1 de San Pedro. “Mi especialidad es mi orgullo”, destacó. La primaria la hizo en la 217 “Aeronáutica Argentina”.

En San Pedro vivió en el Barrio Patricios en la calle Puerto Argentino donde aún se encuentran sus padres y hermanas: Genaro García y Salustiana Cruz, Gloria y Rocío. Cada vez que vuelve a su provincia visita los lugares donde transitó, de los que guarda su mejor recuerdo.

“Algo que nunca olvido es que cuando tenía 10 años, los domingos a la mañana era el primero en llegar a la cancha para jugar al fútbol, momentos inolvidables de una infancia feliz”, rememoró.

“Mis mejores recuerdos son cuando iba a la escuela primaria con mi hermana mayor, Gloria, las calles de mi barrio, la casa donde me crié, mis amigos de niño. Siempre están presentes en mí”, agregó.

Hoy la Armada Argentina se ha convertido en esa otra familia llena de afectos y contención: “Del ámbito naval y de todos los destinos donde estuve, me gusta compartir con mis compañeros, me gusta su gente. La Armada es mi vida, mi familia y la llevo con orgullo a donde vaya”, concluyó.

Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
7
También podría gustarte
Comentarios
Loading...