Nacionales
JUICIO

Gritos, llantos y abrazos: la reacción de las madres de los rugbiers tras conocer la sentencia

Al conocer la condena a sus hijos, Rosalía Zárate, la mamá de Máximo Thomsen, apuntó contra la prensa.
Padres de los rugbiers
Somos Jujuy 06-02-2023
Compartir

Tras conocer la sentencia a perpetua de Máximo Thomson, su mamá, Rosalía Zárate, comenzó a gritar contra los periodistas que estaban en la sala. “Saquen a los medios, tres años torturándonos”, dijo la mujer, apuntando directamente contra los miembros del tribunal.

Además, al igual que las madres de Enzo Comelli y los hermanos Luciano y Ciro Pertossi, la mujer lloró durante la lectura del veredicto.

En tanto, tras el desmayo de Máximo Thomsen, los padres de los deportistas se abrazaron y permanecieron juntos.

La reacción de la mamá de Máximo Thomsen tras el desmayo del jugador de rugby

Al conocerse la pena que le correspondería a su hijo, rompió en llanto y se tiró hacia abajo, guitándole por su apodo “Machu”. Thomsen comenzó a tambalearse y cayó sentado en la silla. “Un médico por favor”, comenzó a gritar la madre al ver que Máximo se había desvanecido.

Ante la desesperación pidió que la dejen acercarse para ver cómo estaba su hijo. “No me quedo tranquila hasta que me dejen estar con él. Tengo que estar con él”, pedía a los gritos. A su vez, exigió que saquen a todos los medios de la sala que “lo estuvieron torturando por tres años”.

Los padres de los rugbiers se quedaron dentro de la sala mientras atendían a Máximo Thomsen, abrazados entre ellos y llorando. Según pudo saber TN, reforzarán la seguridad para los familiares de los condenados.

Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Luciano Pertossi, Enzo Comelli y Matías Benicelli condenados a prisión perpetua

Máximo Thomsen, Ciro Pertossi, Enzo Comelli, Matías Benicelli y Luciano Pertossi fueron condenados a prisión perpetua por el delito de homicidio doblemente agravado por homicidio premeditación y alevosía en concurso real con lesiones leves. 

Ayrton Viollaz, Blas Cinalli y Lucas Pertossi recibieron penas de 15 años de cárcel como partícipes secundarios del mismo delito.

Tras la decisión de los magistrados María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lázzari, el proceso llega a su fin, luego de trece audiencias y 87 testigos, a 3 años y 17 días del hecho.