Somos Jujuy
El diario digital jujeño más actualizado.

Los Reyes Magos y Herodes

«La palabra genocidio hace relación a la matanza de una generación y de una población. En Argentina estamos propiciando la muerte de miles de niños con el protocolo de aborto».

El 6 de enero celebramos a los Reyes Magos, conforme a la tradición que hemos recibido.
Más allá de que no eran reyes, sino “magos”, es decir, gente acostumbrada a la astrología y el
estudio del cielo, los que visitaron a Jesús y le dieron los regalos de oro, incienso y mirra, parece que eran buena gente, inquietos, buscadores de la Verdad.

El número de tres es por los regalos y los regalos hacen relación a tres realidades teológicas: se lo
reconoce a Cristo como Rey (oro), como Dios (incienso) y como verdadero hombre (mirra, un ungüento con el que se ungían los cadáveres en Israel)

En el fondo de este relato está Herodes, ese nefasto personaje, ambivalente, acomodaticio, que supo
granjearse el beneplácito de Roma , que siempre estuvo de buenas con el que gobernaba el imperio, sea quien sea, como buen político.

Herodes tenía la particularidad de ser tan hábil que empezaba tomando partido por el que perdía en
el Imperio, pero luego se acomodaba muy bien con el que ganaba , en las luchas por el poder en la Roma de los Césares.

Pero es este Herodes el que según el texto evangélico mandó matar a los niños para deshacerse del
“futuro rey”. En verdad era un hombre sin escrúpulos, como lo fueron también sus hijos (Arquelao,
Herodes Antipas y Filipo), que heredaron el Reino dividido en cuatro partes después de su muerte.

Hoy también hay mucha gente de sincero corazón, que busca la verdad, que como los magos hacen
largos viajes espirituales y prolongadas investigaciones tratando de ahondar en el sentido de Dios y de la Verdad . Pero también hay Herodes, de esos que desconociendo la ciencia y el más elemental sentido común apuestan a la matanza de inocentes por el aborto.

El aborto es un gran negocio y se ha multiplicado precisamente en los países en donde se legisló,
como EE.UU y España, para dar algún ejemplo.

En España actualmente se realizan más de 100.000 abortos por año y la mayoría de los mismos no se realizan sino en clínicas privadas, favoreciendo así el negocio de la muerte.

En nuestro país el primer acto de gobierno del nuevo ministro de salud de la nación fue publicar un
“protocolo” que es peor que la ley que se rechazó en el Congreso el año pasado. El mismo protocolo se aceptó en Jujuy.

Son los modernos Herodes, que no quieren complicaciones y que resuelven las cosas por la vía fácil
de la muerte de los inocentes. Son los que responden a los intereses de la “gobernanza mundial” que no quieren que se multipliquen los pobres, porque tiene un alto costo social.

Basta con mirar un poco los documentos como el informe Kissinger de 1974 y posteriores
documentos de las cumbres del Cairo y de Pekín.

Si no fuera una palabra con una carga muy especial, tendríamos que decir que lo que pretenden es un genocidio, porque son miles de bebés matados “legalmente”, aunque ese protocolo no sea ley y sea totalmente inconstitucional.

La palabra genocidio hace relación a la matanza de una generación y de una población. En Argentina estamos propiciando la muerte de miles de niños no sólo con el protocolo sino también con el reparto de misoprostol que no sólo mata niños sino que causa gravísimas consecuencias a las
mujeres que lo toman.

Hasta nos ufanamos de que en una provincia argentina (Santa Fe ) se fabrique, como si fuera un
avance , siendo que resulta ser una fábrica de muerte. Además se está propiciando que el aborto es un “derecho de la mujer”. ¿Desde cuándo matar al propio hijo es un derecho?

Se está desnaturalizando el derecho y propiciando derechos que no existen. Que seamos como los magos, buscadores incansables de la Verdad y no como Herodes , adhiriendo a la cultura de la muerte.

Feliz año para todos.

Padre Germán Maccagno

Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
6115
También podría gustarte
Comentarios
Loading...