Somos Jujuy
El diario digital jujeño más actualizado.

Polémico aumento del 95%: la vergüenza de la política

Columna de opinión de Claudia Figueroa.

¿Quién pensaría que en plena pandemia de “coronas” y de billetes, algunos funcionarios querrían aumentarse el sueldo casi un 100%? El impacto del coronavirus sobre el empleo y la economía han sido (y son) devastadores en todo el mundo.  En el marco de la  crisis causada por “el bicho”, sería impensado hablar de aumento salarial, reajustes o un ingreso monetario superior al de antes de la pandemia, salvo que se trate de un fenómeno excepcionalmente particular, fruto de la situación. Pero como la realidad muchas veces supera la ficción, encontré en Pampa Blanca un ejemplo impensado.

Pampa Blanca es una localidad del Dto. El Cármen que (junto con otras 5), se convirtió en  intendencia a partir de la Ley Provincial N°5881/15. Por lo tanto desde el 10 diciembre de 2019 tiene un intendente (como jefe comunal), concejales (que integran el legislativo), y una serie de nuevos funcionarios que articulan el funcionamiento de la nueva organización.

El 21 del mes de febrero, estos nuevos ediles notificaron al Departamento Ejecutivo de la primera ordenanza del año aprobada el 12 del mismo (en extraordinaria), donde se derogaba el marco normativo que establecía la emergencia económica del municipio para fijar la remuneración mensual del ahora Intendente, los Concejales, y funcionarios de la Municipalidad y Concejo Deliberante, con un incremento del 95% en relación a los haberes de la Comisión Municipal.  La polémica ley municipal, que fue vetada por el Intendente Bruno Monzón, era retroactiva a diciembre de 2019 y llevaba la firma de los cuatro concejales: Darío Liquitay (PJ), Nicolás Martínez (CJ), Atilio León (Cruzada Renovadora – CJ) y Karina Flores (PJ). Para sacar las cuentas, los sueldos de los legisladores antes del intento, rondaban entre los $31.000 y $34.000

En la emisión del Jujuy Investiga del último miércoles, después de escuchar a Darío Liquitay (el pte. Del Deliberante), tratar de justificar y convencer –con discurso opositor y duras críticas al intendente- el incremento para los nuevos funcionarios; en un país donde una médica que cobra $40.000 le escribe al presidente por los sueldos de la clase política y donde rige una emergencia económica agudizada por la pandemia; percibí que los ediles que firmaron la ordenanza no tienen idea de lo que pasa en este planeta.

Después fue el turno del Intendente Bruno Monzón, el que vetó la ordenanza, y que menos temperamental pero evidentemente molesto, dijo con mucha simpleza que no quiere ganar más de lo que gana ($ 41.000),  aunque levantó el guante que tiró Liquitay y también corrió con críticas y discurso opositor.

Con las dos entrevistas consumadas me quedé pensando: ¿Cuándo los políticos llegan al poder a través del voto de la gente, no sería lo apropiado pensar primero en la gente que les dio el poder?. Evidentemente no era la única, porque el enojo de la gente del pueblo que dejó colapsado el wsp del Investiga, me hizo ver que ellos tenían la misma lectura. Sí, en un mundo ideal, me hubiera gustado  destacando  el trabajo de los nuevos funcionarios, trabajando con su pueblo. En fin, me enteré que no es el único nuevo municipio con problemas, ya vamos a hablar de eso…

Los dejo con la frase de esta nueva temporada de Jujuy Investiga:  “las opiniones son libres, pero los hechos son inobjetables”.

Hasta la próxima.

Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
6
También podría gustarte
Comentarios
Loading...