Somos Jujuy
El diario digital jujeño más actualizado.

La agotadora vida de una mujer alérgica al agua: toma analgésicos antes de bañarse

Rachael Fetter, de 23 años, es una de las 50 personas en el mundo que padece urticaria acuagénica. Padecimientos y precauciones en su complicada rutina.

Aunque cueste creerlo, sufre cada vez que debe tomar una ducha. También, si la sorprende una lluvia. Incluso si transpira o quiere tomar un vaso de agua. Así es la agotadora vida de esta mujer, una de las 50 personas del mundo que padece alergia al agua.

Rachael Fetter tiene 23 años y vive en Idaho, Estados Unidos. Y apenas hace un año, en julio de 2019, fue diagnosticada con urticaria acuagénica, aunque algunos años ya comenzó a notar que algo extraño padecía cada vez que se bañaba.

«En un primer momento pensé que era por culpa del jabón. Probé usar uno de otra marca, pero cada vez que me duchaba, me salía urticaria», recuerda la técnica en veterinaria, y refleja Daily Mail.

Antes de contar con el diagnóstico definitivo, la joven había visitado varios consultorios: un médico médicos. Entre los exámenes, le realizaron dos biopsias de piel.

El rostro de la joven luego de bañarse

Lejos de asustarse con los resultados al descubrir qué padecía realmente, decidió enfrentar la realidad con la mayor hidalguía posible. «Me sentí aliviada porque tenía respuesta y sabía que no estaba sola», contó.

Rachael no puede ducharse más de dos veces a la semana. Para colmo, debe hacerlo rápido y, previamente, tomar analgésicos para aliviar el dolor.

«Siento como si me estuviera quemando», relata la joven de Idaho sobre la sensación en cuanto el agua le toca la piel, que causa una erupción de color rojo brillante.

Y aclara: «No importa si el agua fría o caliente, pero la mayoría de mis duchas son frías porque el agua caliente empeora las cosas».

También cuenta que una vez que finaliza, hasta debe sentarse unos minutos por la urticaria en las planta de los pies.

Otro rasgo poco frecuente tiene que ver con la ingesta de líquido. Es que Rachael no puede beber más de medio vaso de agua de una vez si no quiere sufrir problemas de estómago.

Tampoco forma parte de su rutina la actividad física, ni siquiera un largo paseo con su perro, dado que su propia transpiración causa también una reacción epidérmica.

«Cuando más tiempo permanece el agua en contacto con la piel, peor son las quemaduras. Estas marcas sólo son visibles durante unas horas, pero la sensación de ardor puede durar días», afirma con resignación la estadounidense y difunde RT.

Mientras aguarda una posible cura definitiva a su problema de salud, dice que seguirá tomando los medicamentos que la ayudan a soportar el dolor.

«Mientras tanto trataré de estar lo más seca posible. Me siento frustrada con mi cuerpo, pero sé que lo hago lo mejor que puedo», concluyó Fetter.

Fuente: Clarín.

Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
223
También podría gustarte
Comentarios
Loading...