Somos Jujuy
El diario digital jujeño más actualizado.

Absolvieron a la joven de Corrientes acusada de homicidio por un aborto espontáneo

Se trata de Ana, quien estuvo presa durante 8 meses. Fue liberada y se reencontró con su familia.

El Tribunal Oral Penal de Goya, en Corrientes, absolvió a Ana, la mujer que sufrió un aborto espontáneo y estaba acusada de homicidio agravado por el vínculo. Además, ordenó la liberación inmediata de la joven, madre de dos hijos, que está presa desde hace ocho meses. Pasado el mediodía, el tribunal provincial dio a conocer su fallo tras escuchar los alegatos que comenzaron a las 8 de la mañana. El juicio, que se inició el lunes, tuvo cinco audiencias y fue acompañado por movimientos de mujeres que pidieron la libertad de la joven.

En su sentencia, los jueces Ricardo Diego Carbajal, Jorge Antonio Carbone y Julio Ángel Duarte consideraron que las pruebas en contra de Ana no fueron suficientes para sostener la acusación. Las medidas impulsadas por el fiscal de Esquina, Javier Gustavo Mosquera, no pudieron determinar que la criatura nació con vida ni que la mujer lo manipuló para trasladarlo hasta el fondo de su casa donde apareció semienterrado. Tras conocerse el fallo, las organizaciones feministas que acompañaban el juicio en las afuera del tribunal se movilizaron hasta la Comisaría de la Mujer de Goya, a donde estuvo alojada Ana mientras duró el juicio. La joven ya fue liberada y trasladada a Esquina, donde vive con su familia.

Durante el proceso, la defensa de Ana señaló las irregularidades de la investigación que promovió la fiscalía. La abogada Natalia Ávalos dijo que no existieron pruebas válidas o contundentes en su contra. “Se hicieron pericias, pero dejan mucho que desear. No existió una prueba que dé una certeza de lo que se la acusaba, fueron pericias con una mala interpretación o viciadas por alguna nulidad”, agregó. Además, afirmó que en el proceso “quedó demostrada la criminalización hacia las mujeres, sobre todo las más vulnerables, pobres y con recursos escasos que dificultan el acceso a una defensa técnica efectiva, el acceso a la justicia“, agregó.

El 10 de noviembre, Ana tuvo un aborto involuntario en su casa en la localidad de Esquina y días después se encontró el feto semienterrado en el patio de su casa. Tras el hallazgo, la mujer fue detenida y quedó presa en la Comisaría de la Mujer. Desde ese día estuvo presa y la Justicia le denegó el cese de la prisión preventiva y la prisión domiciliaria por peligro de fuga. Trabajaba como empleada doméstica y durante los fines de semana elaboraba comida casera para vender. “Ella no contaba con medios económicos como para fugarse, siempre tuvo una conducta tranquila, nunca intentó obstaculizar la Justicia, siempre estuvo a derecho. Es madre de dos niños pequeños y así y todo la alejaron de ellos”, describió Ávalos.

Otra de las irregularidades fue la falta de una defensa, a la que pudo acceder cuatro días después de su detención. “En el juicio se debatió que no se puede determinar que ese feto haya nacido con vida. Es fue la discusión, la acusación se basó en una situación completamente irreal, considerar que una mujer que recién acababa de parir pudo saltar una ventana y trasladarse muchísimos metros al fondo de su casa, tomar una pala, cortar el feto y luego enterrarlo y volver a su pieza y hacer su vida como si no pasara nada. Es desconocer el cuerpo de una mujer y lo que es el puerperio”, detalló la letrada

El proceso judicial se visibilizó por el activismo de movimientos feministas, sociales y de derechos humanos que se acercaron a la familia y nacionalizaron la situación para denunciar la falta de perspectiva de género y avasallamiento de derechos en una caso de “emergencia obstétrica”.

Fuente: El DiarioAr.

Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
También podría gustarte
Comentarios
Loading...