Somos Jujuy
El diario digital jujeño más actualizado.

Campaña para que venezolanos que viven en Argentina se reúnan con sus perros

Está destinada a aquellas personas que debieron dejar su tierra natal y que no pudieron costear los gastos del traslado.

«Hola, mi nombre es Gabriel y hace 4 años tuve que escaparme de Venezuela sin otra opción que separarme de mi perro», dice Gabriel Gagliardoni, mentor de la campaña que tiene el objetivo de reunir a las personas que tuvieron que irse de su país y se llevaron lo poco que pudieron, con sus animales.

Para iniciar los traslados de los animales, Gabriel estima que se necesitan recaudar, al menos, 4 mil dólares. A sabiendas de que será imposible lograr todos los reencuentros que desea apuesta a la solidaridad de las personas que aman a sus perros y que pueden ponerse en el lugar de quienes hoy los tienen lejos y no dejan de soñar con el reencuentro.

—¿Cómo surge la idea de iniciar esta campaña?

—Yo soy venezolano y dejé mi país hace 4 años. Llegué a Argentina y me pasó algo que entonces pensé que era particular, pero luego supe que le pasaba a muchísimos venezolanos: cuando tuvieron que salir de Venezuela no pudieron traerse a sus perros. Toda mi vida he tenido animales y el dueño del departamento que alquilé al llegar a Buenos Aires no me dejaba tener perros. Entonces, la nostalgia por no tener al mío fue el disparador para empezar a pasear al perro de mi vecino, se lo paseaba hasta gratis, o se lo cuidaba cuando él se iba de viaje a la Costa o cuando trabajaba todo el día. Luego se me ocurrió compartir la idea con otros compatriotas que la estaban pasando igual y, como Argentina es un país tan perruno (en el 80% de los hogares tienen uno o más animales en sus casas) nace la idea de hacer la plataforma de paseadores.

Cuando Gabriel dejó su país, Bongo quedó al cuidado de su madre en Venezuela y pese a que lo extraña no es capaz de separarlos. Pero sí desea que nadie más viva lejos de su familia perruna.

«A esta campaña la arrancamos muy poco antes del Día del Animal porque con mi socio nos dimos cuenta de que hay cientos de paseadores venezolanos que se registran en nuestra red que, al igual que yo, en sus descripciones cuentan que tuvieron que salir de Venezuela por las condiciones críticas que se están viviendo y que tuvieron que dejar a sus perros. Es la nostalgia la que los hace registrarse en la plataforma para poder estar en contacto con los animales. Eso fue lo que me pasó», asegura.

Sobre la campaña, señala: «La estamos arrancando en Argentina, pero a raíz de ella me han contactado de otros países como Colombia, Chile, México para sumarse y también poder reunir a los perros de los venezolanos radicados allí».

Si bien el tiempo particular que la plataforma que difunde a la campaña impone (40 días desde que se publicó) ya ha recaudado algo de dinero. «Se viralizó en las redes, por ahora le está yendo bastante bien», resume Gabriel y amplía: «Esta campaña inicial es a todo o nada y necesitamos juntar más de 4 mil dólares, cosa que será complicado lograr solo con colaboraciones. Pero esto lo sabíamos desde el principio, por lo que estamos buscando empresas para que nos ayuden a seguir avanzando en el objetivo».

Cuando cierre la campaña online, aproximadamente en 20 días, comenzarán a hacer realidad el sueño de que las familias y sus perros por fin se reúnan.

—¿De qué manera se realizará el traslado en Venezuela?

—En Venezuela tenemos aliados que se encargan de todo ese proceso previo para el viaje, digamos que ese es su trabajo; ya estuvieron enviando perros a otros países.

—¿Cuál es el trabajo de esos «aliados»?

—Ellos se encargarán de la parte operativa como sacarles los permisos, las vacunas necesarias para viajar. En Venezuela todo es un desastre y hay que ir a los entes gubernamentales para sacar cada uno de los permisos y en medio del trámite se les corta la luz, los sistemas. En fin, es un dolor de cabeza, por eso es más admirable todo lo que hacen. Nosotros nos encargamos de recaudar los fondos, de conseguir a las personas para que ayuden y ellos se encargan de la pata en Venezuela, donde ya tienen el contacto con las aerolíneas.

—La campaña termina en 20 días ¿esperan juntar el dinero ese tiempo?

—Sí, eso es lo que se espera.

—En caso de no llegar a lograrlo ¿qué pasará con la campaña?

—En caso de que no se llegue a juntar el dinero en ese lapso lo vamos a hacer de todas maneras porque la idea es lograr que los perros se reúnan con sus familiares. Por eso estamos en contacto con empresas e influencers.

—¿Cuándo se iniciarán los primeros viajes?

—Apenas termine la campaña arrancará el primer viaje: será de Venezuela a Colombia. Como te decía antes, estoy hablando con algunas empresas para buscar colaboración antes de que termine la campaña en Argentina para que el objetivo se mantenga en pie. Me encantaría poder hacer un cierre de campaña, no de objetivo, con las imágenes de los perros llegando y reencontrándose con sus familias después de años, sería súper emocionante. ¡Ya lo imagino!

Otra de las tareas de los «aliados», cuenta Gabriel, es seleccionar a los primeros perros que viajarán. «Porque no vamos a poder traer a todos», lamenta.

—¿Cómo será ese proceso de selección?

—Sería mediante un sorteo oficial u otro método objetivo porque no podremos traer a todos los perros que quedaron allí.

—¿Sabés dónde quedaron los perros que siguen en Venezuela? En tu caso particular, ¿traerás a tu perro?

—Los perros que quedaron allá están con familiares, con amigos de quienes debieron irse y otros, los que viajaron hace menos tiempo, están en guarderías. ¡Hay muchas situaciones! En mi caso, mi mamá se quedó con Bongo, mi perro, y la verdad es que lo ama muchísimo y no podría vivir sin él, por eso no lo voy a traer. Realmente lo extrañaba, pero hace un año y medio adopté otro perro.

 

Fuente: Infobae

Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
31
También podría gustarte
Comentarios
Loading...