Sabrina Galván

Conflictos educativos sin resolver

Durante esta semana, signada por los feriados, los conflictos con algunos establecimientos educativos ocupó la opinión pública.

02-04-2018

Por un lado, el reclamo de los padres de la Escuela “Helen Keller”, se hizo sentir ya que impidieron durante varios días el ingreso al establecimiento escolar y por consiguiente el dictado de clases.

La comunidad educativa, le reclama al Ministerio de Educación, la imposición de llevar otras escuelas a ese edificio. Recordemos que durante muchos años la escuela para sordos e hipoacúsicos, estaba ubicada en un pequeño espacio en el centro de la ciudad capital, hasta que consiguieron que se construyera un edificio especial con toda la infraestructura necesaria para este tipo de discapacidad.

Posteriormente, y con la excusa de que muchos de los alumnos están incluidos en escuelas comunes, ya se llevaron a por lo menos dos comunidades educativas de niños con capacidades especiales a ese espacio.

Los padres recordaron, que de todas formas los alumnos sordos asisten durante la tarde a talleres de distintas actividades recomendadas para ese tipo de patología. Ahora se pretende que la Escuela y Profesorado de Teatro “Tito Guerra”, funcione en ese edificio y los padres de ambas instituciones se mostraron sorprendidos, ya que aunque los funcionarios indicaron que habían consultados todas las opiniones, las comunidades educativas dicen desconocer esta resolución.

Si bien es necesario que la Escuela de Teatro desocupe el actual edificio porque pertenece al estado nacional, sería necesario buscar otras alternativas para no modificar las rutinas de instituciones ya instaladas en la sociedad y sobre todo al inicio del ciclo lectivo cuando ya se planificaron actividades para todo el 2018.

Otro de los conflictos que se deben de solucionar desde el Ministerio de Educación, es el cierre de los CEIJA Idear. Durante varios años estos colegios ubicados en distintos puntos de la provincia, albergaban a jóvenes y adultos que en pocos años finalizaban el nivel medio.

Algunos por haber repetido distintos cursos, otros por haber abandonado el secundario y algunos por terminar ese nivel de manera más rápida. Las autoridades, objetan que en los CEIJA se presentaron algunas irregularidades como por ejemplo la demora en la entrega de los títulos.

Conocemos que durante estos años varios colegios privados presentaron estas situaciones, e inclusive el propio Colegio Nacional, pero nunca fueron clausurados. A pesar de que los funcionarios aseguran que los alumnos serán inscriptos en escuelas nocturnas, los jóvenes permanecieron varios días en Casa de Gobierno y fueron desalojados por la Policía de la Provincia el jueves último. También es necesario pensar el destino de los docentes que daban clases en esas instituciones, que quedarían sin horas cátedra.

Y lo que más indignó a los responsables de los CEIJA, es que se permitió la inscripción de los alumnos y cuando ya se inició el ciclo lectivo se tomó esta decisión por lo menos opinable.

Es lógico pensar que el Ministerio de Educación, cuide los intereses del gobierno y el bienestar de los estudiantes, pero estas resoluciones tomadas al inicio del ciclo lectivo parecen por lo menos inoportunas. Los más optimistas pensaremos que este tipo de situaciones se solucionaran en breve, tratando de no dejar secuelas entre comunidades educativas.

Temas relacionados Opinión Sabrina Galván