Somos Jujuy
El diario digital jujeño más actualizado.

Científicos descubrieron la mejor manera de calmar a un bebé que llora

Investigadores realizaron una serie de experimentos para descubrir qué pueden hacer los padres para tranquilizar a los pequeños y dieron sus recomendaciones.

Calmar a un bebé que llora puede ser una tarea difícil de lograr en pocos minutos y, en un intento por ayudar a los padres que se quedan adormecidos por la falta de sueño, los investigadores llevaron a cabo una serie de experimentos para descubrir qué pueden realizar para tranquilizar a los pequeños.

Después de filmar a los padres abrazando a sus bebés, cargándolos, meciéndolos en una silla de paseo y acostándolos, los científicos llegaron a una estrategia que funcionó mejor que otras. El equipo de especialistas recomienda que levanten al pequeño que llora, caminen con él durante cinco minutos sin paradas abruptas ni cambios repentinos de dirección y luego se sienten y lo sostengan de cinco a ocho minutos antes de acostarlo de nuevo.

“Se ha demostrado que el llanto excesivo, especialmente durante la noche, es una fuente importante de estrés para los padres”, señaló el doctor Kumi Kuroda, del Centro Riken para la Ciencia del Cerebro en Saitama, Japón, que además dijo: “Vale la pena probar este método de aproximadamente 15 minutos antes de que empiecen a preocuparse seriamente por lo que le pasa al bebé”.

La idea surgió de la investigación sobre mamíferos altriciales, aquellos que son indefensos al nacer, como gatos, perros, ratones, ardillas y, en particular, humanos y los estudios muestran que, cuando son llevados por sus madres, se vuelven más dóciles, un efecto llamado “respuesta de transporte “.

Los investigadores utilizaron grabaciones de video y monitores cardíacos para bebés para clasificar cuatro enfoques diferentes con la idea de calmar a los bebés que lloran: sostener al niño mientras está sentado; ponerlo en una cuna; sostenerlo mientras camina y, la última opción, mecerlo en una silla de paseo o algo similar.

El llanto disminuyó solo cuando los bebés estaban en movimiento, ya sea siendo mecidos o cargados y después de ser cargados durante cinco minutos, todos los pequeños que lloraban habían dejado de hacerlo y casi la mitad de ellos se había dormido, informaron los investigadores.

Pero incluso para aquellos padres cuyos bebés se calmaron, el peligro estaba lejos de terminar, ya que, alrededor de un tercio de los pequeños se despertaron casi tan pronto como los volvieron a acostar.

Por qué puede despertarse un bebé

Para averiguar qué despertó a los bebés, los científicos profundizaron en los datos del monitor cardíaco. Esto mostró que la frecuencia cardíaca de los pequeños a veces aumentaba lo suficiente como para despertarlos cuando se interrumpía el contacto físico con los padres. Tratar de acostar al bebé con más delicadeza no supuso ninguna diferencia, pero lo que sí ayudó fue sentarse con el bebé dormido de cinco a ocho minutos después de caminar para que cayera en una etapa más profunda de sueño.

“Los bebés pueden tener noches de insomnio por razones muy diferentes”, dijo Gianluca Esposito, profesor de Psicología del Desarrollo y coautor del artículo en la Universidad de Trento, a la vez que agregó: “Si el bebé tiene dolor de estómago, no creo que esto sirva de mucho. Desafortunadamente, creo que muchos padres todavía tendrán noches de insomnio. Eso es parte de ser padre”.

Lloran menos cuando los padres los tienen en los brazos

El profesor Ian St James-Roberts, que estudió técnicas para calmar a los bebés que lloran en el Instituto de Educación de la UCL, manifestó: “Existen otros estudios sobre el uso del porte de los padres y, en general, indican que los bebés lloran menos cuando los cargan. Sería bueno saber si estas nuevas pautas más detalladas mejoran aún más las cosas”.

Por su lado, la doctora Betty Hutchon del Centro Brazelton del Reino Unido expresó: “El llanto es un método de comunicación importante y normal para los bebés: el llanto le da voz a su bebé”.

“Los bebés tienen diferentes llantos para diferentes necesidades como el cansancio, la incomodidad, el hambre o el deseo de que los carguen y jueguen con ellos. Con el tiempo, los padres aprenden a través de prueba y error y experimentan lo que significa cada llanto. No existe una respuesta o estrategia única que se adapte a las necesidades de todos los bebés que lloran en todo momento; diferentes respuestas serán apropiadas en diferentes momentos”, dijo la especialista.

Fuente: Todo Noticias

 

Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
2
También podría gustarte
Comentarios
Loading...