Copa Libertadores

River superó en el final a Colo Colo en Chile y quedó muy cerca de la clasificación a octavos

Con tantos de Matías Suárez (37m ST) y Barco (43m ST), el "Millonario" le ganó al "Cacique" en Chile por 2-1, lidera el grupo y prácticamente selló su participación entre los 16 mejores de la Copa.

river-colo-colo
river-colo-colo

28-04-2022

Un triunfo bien del manual de la Copa Libertadores. River sufrió en el primer tiempo, se plantó en una cancha difícil, banco un arbitraje con fallas y superó como visitante 2-1 a Colo Colo de Chile para quedar como líder con puntaje ideal en el grupo F y acariciar la clasificación a los octavos de final.

Lo que sucede en Argentina también ocurre en Sudamérica: jugar contra River motiva, despierta energías extras y deseos de mostrarse. Esta cuestión, mezcla de respeto y de admiración, es algo que se ha ganado el ciclo de Gallardo. Por eso Colo Colo salió a plantarse de igual a igual, presionándolo bien alto y apostando por un juego intenso. Con un extra: lo acompañaron miles y miles de chilenos que colmaron el Monumental de Santiago.

Lo que pasó en tierras trasandinas ya se observó en Santa Fe ante Unión, frente a Banfield en el Sur, contra Talleres en Córdoba y los ejemplos podrían seguir. Es evidente: todos quieren bajar a uno de los equipos que mejor juega en el continente en los últimos años; todos quieren demostrar que son capaces de imponerse, tanto los de adentro como los de afuera de la cancha.

El desarrollo del juego, entonces, no sorprendió. Los chilenos fueron mejores en el primer tiempo porque se impusieron desde la actitud. Tanto Gallardo como Gustavo Quinteros apostaron por esquemas similares: 4-2-3-1 el local y 4-1-4-1 la visita. Pero la mitad de la cancha, la zona más poblada, fue un espacio de transición.

Corrieron de un lado para el otro, palo por palo, y el partido se presentó atractivo. Igual, no hay que mentirse: aún se está lejos de lo que puede ser un duelo top de Europa porque las jerarquías son otras, más allá de que se pueden igualar la intensidad y la idea. No hubo peligros en las áreas y por eso el juego se fue desinflando. Dos disparos cruzados de Pablo Solari, el cordobés que salvó del descenso al Cacique con un gol histórico, exigieron a Franco Armani.

A River le costó juntar pases por la presión del rival. Tapado Enzo Pérez por Gil, Enzo Fernández no encontró su lugar. Nicolás De la Cruz fue el más participativo, aunque alternó buenas y malas. David Martínez se repitió en pelotas largas al no tener pases en el medio: los centrales Amor y Falcón pudieron más que Julián Alvarez, que volvió a ser la única referencia. La única situación peligrosa de la etapa inicial ocurrió en el minuto final: De la Cruz habilitó a Esequiel Barco, pero el ex Independiente no pudo meter la pelota por arriba del ingresado y adelantado Omar Carabalí, que tomó el balón con sus manos.

En el complemento pesó el gran desgaste que realizó el local y poco a poco se fue quedando. Creció River entonces, aunque estuvo lejos de sus noches dorados. Un cambio fue fundamental y evidencia qué clase de técnico es Gallardo. No era malo el empate en Chile, para nada. Pero el Muñeco siempre va por más y no hay escenario que lo intimide: sacó al mediocampista Santiago Simón y puso en cancha al delantero Matías Suárez.

El conjunto de Núñez pasó a jugar con un 4-4-2, con Barco y De la Cruz como volantes por afuera. Esa audacia tuvo premio a los 38 minutos, cuando el cordobés Suárez aprovechó un flojo rebote de Carabalí y tocó al arco vacío. La jugada previa había sido vistosa y el inicio de la misma dudosa por una fuerte entrada de Paulo Díaz al recuperar.

Unos minutos más tarde, ya con Álvarez corriendo por toda la cancha, Barco colgó la pelota del ángulo luego de recibir del Araña. Un golazo que le daba tranquilidad a River, al punto de que Bruno Zuculini reemplazó a Enzo Pérez. Pero Colo-Colo merecía un gol por lo realizado en la primera parte y el premio consuelo llegó en la última: Juan Lucero le ganó en el salto a Díaz y de cabeza definió arriba, lejos del alcance de Armani.

Luchó River y una vez más gritó presente a nivel internacional. No jugó bien, es cierto, pero lo ganó porque tiene jugadores importantes y un entrenador que no se cansa de ir al frente. A veces le sale bien y otras mal, como la recordada final contra Flamengo. Pero de esas acciones está hecho Marcelo Gallardo. Y, al cabo, a River tan mal no le va.

Ahora quedó con 9 puntos en el grupo F, por delante de Colo Colo (6), Fortaleza (3) y Alianza Lima (0), a falta de las revanchas pero con la tranquilidad de tener dos partidos a su favor.

Temas relacionados Copa Libertadores Deportes