Copa Sudamericana

En un final para el infarto, Lanús concretó una hazaña y eliminó al San Pablo de la Copa Sudamericana

En un espectáculo dramático, el Granate consiguió el boleto hacia la siguiente fase del torneo internacional. Vélez igualó con Peñarol y pasó de ronda con un gol agónico.

lanus-san-pablo
lanus-san-pablo

05-11-2020

Después del notable espectáculo que dieron en La Fortaleza, Lanús y San Pablo volvieron a verse las caras en el Morumbí en la puja por un lugar a la siguiente instancia de la Copa Sudamericana. La ventaja adquirida por el Granate (3-2) no representaba ninguna garantía para nadie, dado que los dos goles en territorio ajeno sembró un manto de tranquilidad en el equipo brasileño.

El inteligente planteo de Luis Zubeldía contribuyó para alimentar las esperanzas bonaerenses. Con mucho sacrificio en su bloque defensivo y notable velocidad en los contragolpes, Pedro De La Vega hizo uso de su extraordinaria pegada para sorprender a Tiago Volpi y festejar el 1 a 0 en el histórico estadio paulista. Con la diferencia de dos, el conjunto argentino comenzó a disipar los nervios para controlar a la desconocida potencia sudamericana que recurría constantemente a la pelota dividida.

Sin embargo, en un tiro de esquina Dani Alves se encontró con el empate que llenó de suspenso al pleito. La pasividad de Lautaro Morales facilitó el trabajo de la estrella con pasado en el Barcelona, dado que el arquero se quedó inmóvil bajo los tres palos en la escena que concretó el 1 a 1.

Pero el Granate siempre confió en su juego. Sin dejarse intimidar por el enorme presupuesto del San Pablo, ni por el brillo de sus figuras, Leonel Di Plácido incursionó en el área rival para abastecer a Brian Aguirre, quien tocó hacia la red antes de que llegara el descanso.

En el complemento Fernando Diniz Silva envió a la cancha a Pablo en lugar de Diego Costa y en una de sus primeras apariciones capitalizó una exquisita asistencia de Dani Alves y selló el 2 a 2. Todavía el desenlace estaba abierto en el país vecino.

Como si se tratara de una tragedia deportiva amparada en el show escrito por una pluma internacional basada en una ficción, Lanús sufrió el final menos deseado. Nicolás Thaller, en contra, marcó el 3 a 2 para el dueño de casa, lo que hacía suponer una definición por penales. Pero en tiempo suplementario Gabriel Sara se elevó en el cielo brasileño para fijar el 4 a 2 y que el San Pablo se entusiasme con la emotiva y dramática llave.

Sin embargo, cuando no había tiempo para nada, Nicolás Orsini apareció en la última escena y enmudeció al Morumbí al festejar el 4 a 3. Como el global terminó 6 a 6, los de Luis Zubeldía avanzaron a los octavos de final por los goles de visitante. Su próxima escala será Bolivar. Los milagros existen. A veces se dan en Brasil, pero se festejan en el sur del conurbano bonaerense.

Vélez clasificó gracias al gol de visitante

En un final a pura emoción, Vélez empató 1-1 ante Peñarol en Montevideo y, como el duelo de ida en Liniers había finalizado 0-0, el gol de visitante lo clasificó a la siguiente fase de la Copa Sudamericana. Thiago Almada abrió el marcador de penal a los 92 minutos, mientras que el Cebolla Rodríguez igualó por la misma vía a los 94.

El Carbonero se mostró más ambicioso en los primeros compases del duelo y contó con la oportunidad más clara para convertir. El intento de Terans fue neutralizado por el arquero Alexander Domínguez a los 7 minutos de acción. A partir de allí, la visita, desde la cadencia e inteligencia de Fernando Gago y con la buena circulación de pelota del resto del equipo, fue tomando el control del partido, pero sin lastimar. En general, cuando llegó a tres cuartos de cancha, o falló en la última puntada o tomó una decisión incorrecta. Así, dejó la sensación de que, tal vez con un jugador con desequilibrio individual (¿Centurión? ¿Almada? ni Bouzat ni Janson pesaron), pudo haberle hecho daño a los dirigidos por Mario Saralegui (suspendido, le dejó su lugar en el banco a Rubén Paz).

En efecto, Mauricio Pellegrino leyó que a los ataques de su equipo le faltaban filo y mandó a la cancha primero a Ricky y luego a Thiago Almada. Sin embargo, las acciones continuaron parejas. Lo tuvo Peñarol y también Centurión, con un remate rasante y cruzado a cinco minutos del epílogo.

Hasta que toda la electricidad contenida brotó en el descuento. Formiliano empujó en el área a Centurión a los 90 y, dos minutos después, Thiago Almada asumió la responsabilidad y, como ocurrió frente al Aucas en la fase anterior, desató la alegría visitante. Y 60 segundos después, el arquero Alexander Domínguez derribó al ingresado Luis Acevedo dentro del área y el Cebolla Rodríguez cambió por gol. Pero ya no alcanzó a cambiar de mano el pasaje. Y Vélez tuvo su primera alegría tras el final del prolífico ciclo encabezado por Gabriel Heinze.

El Fortín jugará ante Deportivo Cali, que venció por penales 5-4 a Millonarios, ambos clubes de Colombia. En el primer chico, el equipo caleño había triunfado 2-1 en la ida y los bogotanos ganaron por el mismo resultado en la vuelta. Pero, desde los 12 pasos, celebraron los caleños.

Es importante recordar que en lo que fue el debut por la Copa de la Liga Profesional del pasado fin de semana, el conjunto de Liniers igualó 1-1 frente a Huracán.

Temas relacionados Copa Sudamericana Deportes