Editorial

EDITORIAL: "Es malo para la democracia permitir que desde Buenos Aires digiten quién sí, y quién no"

Las Paso constituyen un instrumento electoral inútil, ya que en las provincias se habilitan listas para competir, pero quien tiene la lapicera para elegir a los candidatos que acompañarán a la fórmula presidencial es el apoderado del frente o partido a nivel nacional.

04-07-2019

Luego de la renuncia de Guillermo Jenefes a su precandidatura a diputado nacional, por no haber sido desde Buenos Aires habilitado, nos queda claro que las Paso constituyen un instrumento electoral inútil, ya que en las provincias se oficializan listas para competir, pero quien tiene "la lapicera" para unificar a los candidatos de Jujuy -o cualquier otra provincia- al binomio presidencial en una sola boleta, es el apoderado del frente o partido a nivel nacional.

Dos ejemplos: en Chaco había dos candidatos a senador, el gobernador Domingo Peppo y Jorge Capitanich, pero solo se habilitó al ex jefe de gabinete de Cristina, dejando de lado al actual mandatario del PJ en aquella provincia. En Jujuy existieron seis listas de precandidatos a diputados nacionales, y solo se habilitó una lista: la de Moisés.

En la conformación de esa lista tuvo injerencia directa La Cámpora, que está preparando un ejército de diputados y senadores para el próximo período de gobierno.

Es malo para la democracia permitir que desde Buenos Aires digiten quién sí y quién no, más cuando se desconoce la realidad de nuestra provincia y se ignora lo que aconseja el presidente del Partido Justicialista de Jujuy, Rubén Rivarola, llevando al PJ a una mayor división.

Hoy las Paso en Jujuy, y casi en toda la Argentina son innecesarias y le cuestan una fortuna a un país quebrado. Es claro que hoy no se pueden cambiar las reglas del juego, pero para el futuro se entiende que se deberán eliminar las primarias y permitir que cada jurisdicción elija sus representantes localmente y sin injerencia de Buenos Aires.

Hoy en Jujuy, Moisés encabeza la "lista larga" junto a Carlos Cantero, es decir que competirán con una boleta en donde es acompañada por la fórmula Fernández- Fernández.

Por el otro lado, hasta hoy existen cuatro listas del “Frente de Todos” que llevan una "boleta corta", es decir solo con los precandidatos a diputados nacionales.

Lo inteligente en este caso es, entre todos, analizar bajar todas las listas cortas, menos una; la que mejor pueda representar al electorado.

Sería un suicidio mantener las cuatro listas, pero será decisión de cada uno de los que quiere participar.

Al lograr consensuarse una sola lista de las "boletas cortas", entendemos que se pueden disputar los cargos a diputados nacionales de la "boleta larga", ya que la lista corta permite en las Paso -que son elecciones libres y obligatorias- el voto no solo de los justicialistas, sino de cualquier ciudadano que no esté afiliado a ningún partido, que son la mayoría de los jujeños. Con ellos se estaría diciendo que en Jujuy no rige "el dedo", sino la voluntad del pueblo.

Desde este medio, Canal 7 y LW8 iniciaremos una campaña de cómo votar la lista corta, que es la lista que apuesta por la verdadera democracia, para que en el Congreso no vayan diputados a levantar la mano, sino a defender los intereses de la provincia y representen la dignidad de los jujeños. Si nos fuimos el 23 de Agosto dejando nuestras pertenencias, podemos también, con ese espíritu, combatir "el dedo" y tener en la Nación candidatos que no conviertan al Congreso en una simple escribanía.

Si ello no ocurre, las cicatrices que dejarán en el Justicialismo las Paso, seguramente producirán más divisiones, teniendo un tercio del partido con Haquim y seguramente muchos afiliados verán con cariño a Urtubey y a Pichetto.

Temas relacionados Editorial Política