Internacionales
UNIVERSO

Logran tomarle una foto a 20 objetos voladores no identificados que circulaban a alta velocidad

El objeto volador no identificado fue filmado por una de las cámaras que monitorean el lugar.

abduccion-extraterrestre-ovni
abduccion-extraterrestre-ovni

Somos Jujuy por Somos Jujuy | 04-09-2023 17:55

El volcán de Popocatépetl o más conocido como 'Don Goyo' es uno de los lugares de México donde más veces se concretaron avistamientos de ovnis. Semanas atrás, las cámaras captaron movimientos extraños muy cerca de la zona.

El pasado jueves 24 de agosto se lograron filmar 20 objetos alargados volando alrededor del cráter. Presentaban una dirección, velocidad y altitud muy rara. Algunos aseguran que eran una flota de objetos voladores no identificados, otros creen que es un paso de satélites Starlink. En su canal de YouTube, el periodista Yohanan Díaz compartió las imágenes.

Foto: Youtube/@yohanandiaz

Tiempo atrás, el cazador de ovnis, Salvador Guerrero, afirmó haber capturado con su cámara un objeto volador no identificado a 10 kilómetros de Popocatépetl. “Lo ví a mitad del volcán, en la ladera, era plateado. En el momento que se acercó se detuvo un par de segundos para después perderse detrás de don Goyo”, comentó.

EL PENTÁGONO PRESENTÓ UNA PÁGINA WEB PARA COMPARTIR INFORMACIÓN DESCLASIFICADA SOBRE OVNIS Y AVISTAMIENTOS

La oficina del Pentágono encargada de investigar los OVNIS, ahora llamados Fenómenos Anómalos no Identificados (FANI), presentó un nuevo sitio web en el que pone a disposición del público información desclasificada sobre avistamientos notificados.

El sitio estará gestionado por la Oficina de Resolución de Anomalías en Todos los Dominios (AARO, por sus siglas en inglés), un programa relativamente nuevo del Departamento de Defensa de los Estados Unidos, creado para analizar los informes de este tipo de fenómenos.

POSIBLE VIDA EXTRATERRESTRE: QUÉ SIGNIFICAN LAS ESFERAS CUYO ORIGEN ESTARÍA FUERA DEL SISTEMA SOLAR

Ya sea a través de robots en la superficie de Marte, naves que viajan a otros planetas y lunas de nuestro Sistema Solar, hasta la creación de comités científicos de la Nasa para explicar los fenómenos de posibles avistamiento de OVNIs en los cielos de la Tierra, la vida extraterrestre se convirtió en un tema recurrente en los últimos años.

Ahora, un nuevo condimento científico se agrega a estas búsquedas de vida inteligente más allá de nuestro planeta. Y se concentra en las últimas investigaciones del controvertido físico y astrónomo israelí que trabaja en la Universidad de Harvard, Avi Loeb, que se ha hecho famoso por sugerir hace algunos años que el universo fue creado en un laboratorio, que hay una nave espacial detectada por telescopios que surca el Sistema Solar. Ahora, afirma haber hallado restos alienígenas en el fondo del Océano Pacífico.

Las innovadoras investigaciones y las controvertidas teorías de Loeb han provocado intensos debates y desafiaron las creencias convencionales. Según afirma Loeb, en 2014, un objeto misterioso se estrelló en el Océano Pacífico frente a la costa de Papúa Nueva Guinea. Avi Loeb, impulsado por su incesante curiosidad, se embarcó en una misión para descubrir la verdad detrás de este evento celestial. Junto a un equipo de científicos, Loeb dirigió una expedición para recuperar fragmentos del meteorito, con la esperanza de arrojar luz sobre su origen y su posible conexión con vida extraterrestre.

LA BÚSQUEDA DEL ORIGEN INTERESTELAR

Durante dos semanas, el equipo de Loeb peinó meticulosamente el fondo del océano utilizando tecnología e instrumentos avanzados y finalmente recuperó más de 700 esferas metálicas durante su expedición. Estas pequeñas esferas contenían la clave para descubrir los secretos de los viajes interestelares, aseguró el experto. Mediante un análisis detallado, Loeb y sus colegas intentaron determinar si estos fragmentos se originaron más allá de nuestro Sistema Solar.

Los primeros análisis de los fragmentos recuperados revelaron composiciones que desafiaron las expectativas convencionales. Las esferas metálicas mostraban “abundancias extremadamente altas” de elementos que no se encuentran en aleaciones terrestres ni en meteoritos naturales dentro de nuestro Sistema Solar. No coincidían con ninguna aleación natural o artificial. Berilio, lantano y uranio se encontraban entre los elementos que constituyeron una composición única denominada “BeLaU”. Estos hallazgos proporcionaron evidencia tentadora de que los fragmentos de meteorito tenían efectivamente un origen extraterrestre.

Loeb y su equipo publicaron su estudio sobre los hallazgos, que aún no ha sido revisado por pares en el que afirma que los fragmentos, conocidos como esférulas, parecían estar anidados, lo que sugiere que las gotas líquidas engulleron a las más pequeñas que se solidificaron antes.

Y las texturas en las superficies de los objetos redondos apuntan a un enfriamiento rápido de dicha materia. Si bien los elementos se encuentran en la Tierra, el profesor Loeb explicó que los patrones no coinciden con las aleaciones que se encuentran en nuestro planeta, la luna, Marte u otros meteoritos naturales en el Sistema Solar.

“El patrón de abundancia de BeLaU encontrado en las esférulas del objeto clasificado como IM1 podría haberse originado a partir de un océano de magma planetario altamente diferenciado”, se lee en el estudio. El documento continúa explicando que los patrones de elementos difieren de los cuerpos de nuestro Sistema Solar, incluida la corteza continental superior de la Tierra. El profesor Loeb también teoriza que debido a que la combinación de BeLaU tiene una “sobreabundancia de elementos pesados”, los fragmentos podrían haber sido expulsados de supernovas o fusiones de estrellas de neutrones.

TEORÍAS PROVOCATIVAS Y AFIRMACIONES CONTROVERTIDAS

Avi Loeb no es ajeno a teorías controvertidas y afirmaciones audaces. Su trabajo anterior sobre el objeto interestelar 'Oumuamua, que pasó por nuestro Sistema Solar en 2017, generó intensas especulaciones sobre su posible origen artificial. Loeb postuló que 'Oumuamua podría haber sido una nave extraterrestre propulsada por radiación solar, desafiando las explicaciones tradicionales sobre sus peculiares características.

Naturalmente, las teorías y hallazgos de Loeb han atraído críticas de los escépticos dentro de la comunidad científica. Algunos astrofísicos cuestionan la exactitud de las lecturas de meteoros del gobierno de Estados Unidos, que formaron la base de la expedición de Loeb. Argumentan que si el meteoro hubiera viajado a la velocidad registrada, no quedarían restos que recuperar. Además, las discrepancias en las direcciones y velocidades de los meteoros sospechosos dentro de los datos del gobierno de Estados Unidos han generado dudas sobre su confiabilidad.

No todos están contentos con el impacto mediático del profesor Loeb. Steve Desch, astrofísico de la Universidad Estatal de Arizona, dijo en tono de enojo a The New York Times: “La gente está harta de escuchar sobre las afirmaciones salvajes de Avi Loeb. Está contaminando la buena ciencia, mezclando la buena ciencia que hacemos con este sensacionalismo ridículo y absorbiendo todo el oxígeno de la habitación”.

Loeb, sin embargo, defiende firmemente sus hallazgos y desafía a sus críticos a revisar sus modelos en lugar de descartar los datos. Él cree que ignorar las preguntas y la curiosidad del público y de la comunidad científica es un flaco favor a la búsqueda del conocimiento.

Las ideas poco convencionales de Loeb y su voluntad de explorar posibilidades más allá del ámbito de la ciencia convencional han despertado tanto admiración como escepticismo. Él cree que es crucial traspasar los límites del conocimiento y abrazar lo desconocido, incluso si eso significa desafiar los paradigmas establecidos.

El Proyecto Galileo de Loeb, un programa de investigación dedicado a la búsqueda científica de tecnología extraterrestre, ejemplifica su compromiso en descubrir la verdad sobre la vida extraterrestre y los viajes interestelares.

LA IMPORTANCIA DE LOS HALLAZGOS

El descubrimiento de Avi Loeb de fragmentos de meteoritos interestelares tiene profundas implicaciones para nuestra comprensión del universo. Si se confirman, estos hallazgos marcarían la primera vez que los humanos entrarían en contacto con materiales de un objeto procedente de fuera de nuestro Sistema Solar. Las implicaciones se extienden más allá del ámbito de la astrofísica y tocan cuestiones de vida extraterrestre y las posibilidades de civilizaciones avanzadas más allá de la nuestra.

El análisis de los fragmentos recuperados está en curso, con múltiples laboratorios de la Universidad de Harvard, la Universidad de California, Berkeley y Bruker Corporation trabajando diligentemente para determinar su composición y origen. Al examinar la composición elemental y realizar dataciones rigurosas, los científicos esperan obtener información sobre la naturaleza de los viajes interestelares y potencialmente descubrir rastros de tecnología extraterrestre avanzada.

La incesante búsqueda de la verdad por parte de Avi Loeb y su innovadora investigación han impulsado el estudio de los viajes interestelares y la búsqueda de vida extraterrestre a nuevas alturas. Sus hallazgos desafían las creencias establecidas e invitan a una mayor exploración de los misterios del universo.

Si bien los escépticos pueden cuestionar sus teorías, Loeb se mantiene firme en su convicción de que la investigación científica debe abarcar lo desconocido y traspasar los límites del conocimiento. A medida que avanza el análisis de los fragmentos de meteoritos interestelares, la humanidad se acerca más a desentrañar los secretos de los viajes interestelares y a comprender nuestro lugar en el cosmos.

Fuente: Todo Noticias e Infobae.

Temas relacionados
3