Nacionales
CAUSA

Juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa: Burlando pidió prisión perpetua para los rugbiers

Este lunes se realiza la primera audiencia. Se esperan declaraciones de los padres del joven asesinado

juicio rugbiers baez sosa
juicio rugbiers baez sosa

Somos Jujuy por Somos Jujuy | 02-01-2023

Los rugbiers ingresaron a la sala a las 10 AM, rodeados por trece efectivos del Servicio Penitenciario Bonaerense que les quitaron las esposas. Todos ellos llevan barbijos. Los guardias forman una suerte de pared humana alrededor de los acusados, lo que vuelve imposible a los periodistas poder verlos de forma completa.

Poco después de su ingreso tomaron sus asientos los jueces del tribunal, María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lázzari.

Máximo Thomsen, vestido con una camisa blanca, se ubica en la segunda hilera de acusados. Ciro Pertossi, por su parte, viste una camisa verde. Enzo Comelli, una camisa celeste. Blas Cinalli, una chomba verde agua. Los jueces requirieron a los acusados que se identifiquen, se quitaron los barbijos al hablar.

“Les hago saber a los imputados que tienen que estar atentos porque en este debate se va a resolver la situación procesal de cada uno de ustedes”, les advirtió la jueza Acosta. Luego, el MPF comenzó la lectura de la acusación, formulada en la investigación por la fiscal Verónica Zamboni.

El abogado de los Báez Sosa aseguró que los imputados “acordaron y planearon emboscar con la intención de matar a Fernando Báez Sosa. Lo hicieron luego de un incidente menor dentro del local bailable Le Brique, donde la víctima y las personas que la acompañaron intentaron calmar los ánimos, evitar una pelea, recomponer la situación”.

“Pese a esto los acusados tomaron una decisión: tomaron la decisión de matar y mataron. A partir de hoy vamos a demostrar que el asesinatos de Fernando Báez Sosa tuvo como mecánica un asalto por ambos flancos de la víctima, luego se espera que el personal policial que vigilaba la zona se retirara del lugar para así facilitar la tarea y así matar sin riesgo y sobre seguro”, continuó.

“Vamos a demostrar que los acusados tendieron esa noche un verdadero cerco humano con la finalidad de poder asegurarse actuar sobre seguro y tener certeza que su presa no iba a poder eludirlos y mucho menos contar con ayuda, ayuda que demostraremos que otras personas quisieron otorgarle y no pudieron debido a la muralla infranqueable que construyeron sobre la víctima. El crimen fue una lisa y llana ejecución. No estuvieron dispuestos a detener su accionar hasta no ver sin vida al individuo. Cada golpe aplicado tenía un destino y un fin: matar”, siguió.

Así, Burlando incluso pidió la prisión perpetua para los ocho imputados. La jueza Acosta lo corrigió, al decir que “no es un alegato”, es decir, que no es el momento en el proceso para el pedido de pena.

Hugo Tomei, abogado de los acusados, pidió la suspensión del proceso luego de que Burlando tomó la palabra. “Tengo algo que es mucho mas importante y que +hace que solicite la suspensión del debate después de los alegatos”, afirmó.

“Es muy grave, y lo vengo diciendo desde hace tres años: no hay sentencia que pueda ser válida si el proceso no sigue los lineamientos de la constitución”, siguió Tomei.

Afirmó luego que “se está violando el derecho a la intimidad” y “la presunción de inocencia de los acusados”, con críticas a los medios. Criticó la tarea de la fiscal Zamboni. “No puede ser que se le haya tomado declaración en 25 minutos a los diez”. Luego, iracundo, golpeó la mesa con un puño.

LA MAMÁ DE FERNANDO BÁEZ SOSA, ANTES DEL COMIENZO DEL JUICIO

La madre de Fernando Báez Sosa, Graciela Sosa, dijo previo al inicio del juicio por el asesinato de su hijo que los ocho rugbiers acusados por el crimen “no tienen perdón”. La mujer dijo que le gustaría saber por qué los acusados por el asesinato mataron a su hijo Fernando y consideró que son “tan cobardes” que no cree que le vayan a pedir perdón por el crimen del joven a la salida del boliche Le Brique en Villa Gesell, el 18 de enero de 2020.

La mujer dijo mientras se dirigía a los tribunales de Dolores, acompañada por su esposo Silvino Báez: “Nuestra vida es un calvario, levantarse y no estar con él no es vida”. Dijo que siente que su corazón “está destrozado, como una herida sangrante que no tiene cura”, y que tiene “un dolor muy grande”.

Sosa apuntó contra los rugbiers juzgados por el asesinato de su hijo: “Me gustaría saber por qué lo hicieron”, y dijo que no espera que los acusados por el crimen le pidan perdón: “No creo que lo hagan, son muy cobardes, como cuando atacaron a mi hijo. No necesito que me lo pidan”.

Los padres de Fernando Báez Sosa dijeron que esperan una pena de cadena perpetua para los acusados
Los padres de Báez Sosa dijeron que esperan una pena de cadena perpetua para los rugbiers acusados por el asesinato. Sosa planteó: “Esperemos que la Justicia les dé lo que se merecen, que es cadena perpetua, y que cumplan como se debe. No que tengan buena conducta y dentro de un año les den privilegios. Mi hijo necesita justicia para poder descansar y que nosotros tengamos un poco de paz en nuestra alma. Queremos perpetua”.

A casi tres años del crimen, hoy lunes 2 de enero de 2023, los ocho acusados de haber matado a golpes a Fernando Báez Sosa durante la madrugada del 18 enero de 2020, a la salida del boliche Le Brique en Villa Gesell, enfrentarán el juicio en su contra. Se los acusa de matar con alevosía y de haber ideado un plan para matar a traición. También se les imputan las "lesiones leves" sufridas por amigos de Fernando, que estaban junto a él la madrugada del crimen.

PUEDEN SER CONDENADOS A PRISIÓN PERPETUA

El domingo a las 8 am, a casi 24 horas del inicio del debate, un móvil del Servicio Penitenciario Bonaerense trasladó a Máximo Thomsen, Enzo Comelli, Matías Benicelli, Ayrton Viollaz, Blas Cinalli, Luciano, Lucas y Ciro Pertossi hasta la Unidad N°6 de Dolores, donde llegaron a las 10, según confirmaron a Infobae fuentes del Servicio Penitenciario Bonaerense.

No es la primera vez que se alojan en Dolores: los rugbiers ya estuvieron detenidos allí, entre el 29 de enero y el 13 de marzo de 2020, antes de que se dispusiera su traslado a la Alcaidía N°3 del penal bonaerense de Melchor Romero en La Plata. Su regreso a la cárcel de la ciudad requirió de un despliegue de seguridad. Así, desde las primeras horas del domingo, la calle Riobamba al 200, donde se encuentra emplazado el ingreso principal del penal de Dolores, se encuentra vallada entre Alberdi y Leandro N. Alem.

Aunque todavía no está confirmado si los acusados van a permanecer en Dolores durante el transcurso del debate o si solo van a asistir a la primera y a la última audiencia y, luego, continuarán el proceso por Zoom desde Melchor Romero; fuentes cercanas a la investigación confiaron a este medio que es probable que asistan a todas las audiencias.

"La sala del Tribunal está preparada para que vayan los ocho de manera presencial, durante todo el debate, con dos custodios y dos familiares por imputado", explicaron a Infobae las mismas fuentes.

El juicio, donde se debatirán las responsabilidades penales de cada uno, se desarrollará desde las 9 am en el Tribunal en lo Criminal N°1 de Dolores, integrado por los jueces María Claudia Castro, Christian Rabaia y Emiliano Lázzari, en la Sala de Audiencias del Palacio de Tribunales de esa localidad.

Por parte del Ministerio Público intervendrá el fiscal Juan Manuel Dávila, a cargo de la Fiscalía de Juicio N° 8 de Dolores. Los representantes de la víctima son Fernando Burlando y Fabián y Facundo Améndola. En tanto, la defensa de los acusados estará a cargo de Hugo Tomei.

Para que el desarrollo del debate esté 100% garantizado ante cualquier apagón, ya se instaló un grupo electrógeno en la puerta del Palacio de los Tribunales de Dolores, previendo posibles cortes de luz.

Según está previsto en el cronograma, por el TOC N°1 pasarán, entre el 2 y el 18 de enero de 2023, más de 170 testigos. Silvino y Graciela, los padres de la víctima y querellantes en el expediente, fueron citados a declarar en la primera audiencia del proceso. La misma será transmitida por el canal de YouTube de la Suprema Corte de Justicia Provincia de Buenos Aires.

"A pesar de los nervios y la angustia trataremos de ser fuertes. Vamos a ser la voz de nuestro hijo, junto con nuestro equipo de abogados", dijo Silvino a Infobae, a horas del inicio del debate. Graciela, en tanto, hizo hincapié en el cruce cara a cara con los imputados. "Va a ser un momento duro enfrentarnos con los asesinos de Fer, pero es algo que esperamos hace muchísimo tiempo", sostuvo en comunicación telefónica con este medio y confió que se quedarán en Dolores durante todo el juicio.

En la lista de testigos, también figuran Juan Pedro Guarino y Alejo Milanesi —los rugbiers originalmente acusados que luego fueron sobreseídos— y Pablo Ventura, el remero de Zárate falsamente acusado por el asesinato que estuvo preso cuatro días.

Otro nombre que se destaca es el de Gustavo Presman: el perito informático forense de la querella de Sandra Arroyo Salgado en la causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman. Según detalles en la lista, Presman fue citado por la defensa.

Guarino y Milanesi son los últimos dos testigos programados, agendados para la última de las 13 audiencias de declaraciones, programada para el 18 de enero. Fueron requeridos tanto por la querella -liderada por Fernando Burlando y Fabián Améndola, representantes de los padres de Fernando- y de la defensa, a cargo del abogado Hugo Tomei.

Los dos jóvenes oriundos de Zárate recuperaron la libertad tras doce días de encierro en el penal de Dolores, el 10 de febrero de 2020. Al finalizar la investigación penal preparatoria, la fiscal de Villa Gesell, Verónica Zamboni, solicitó que se decretara el sobreseimiento de ambos. En primer lugar, porque las ruedas de reconocimiento en su contra resultaron negativas, como así también las pericias de los teléfonos celulares y los seguimientos de las cámaras de seguridad.

"Lo cierto es que no han podido tampoco ser ubicados, por las secuencias fílmicas, en el lugar directo de la agresión a Fernando, sino solo en inmediaciones y alejados de la víctima", sostuvo Zamboni en un escrito.

Pero sobre todo, la fiscal valoró que los estudios de ADN realizados sobre sus propias prendas de vestir y zapatillas no encontraron rastros compatibles con las muestras tomadas sobre la víctima. Tampoco había restos de piel de ambos jóvenes bajo las uñas de Fernando Báez Sosa, que llegó a defenderse y, en ese intento, rasguñó a alguno de sus atacantes.