Nacionales

Se desplomó el consumo de golosinas y afectó a marcas históricas

El consumo de golosinas de los argentinos cayó 13,5% en los últimos 5 años.

golosinas
golosinas

21-07-2019

El consumo de golosinas de los argentinos cayó 13,5% en los últimos 5 años, según un informe publicado en marzo por la Asociación de Distribuidores de Golosinas y Galletitas. Pasó de los 3,9 kilos per cápita anuales en 2013 a los 3,2 kilos por habitante en 2018, de acuerdo al relevamiento.

La caída del consumo de dulces generó que fábricas que llevaban trabajando en nuestro país más de 30, 40, o incluso 100 años, tuvieran que cerrar plantas, parar líneas de producción, reducir la cantidad de empleados y hasta cerrar definitivamente.

Hace poco más de una semana cerró la fábrica de “Mielcitas”, que producía en país hace 43 años. Fueron despedidos 150 trabajadores, la mayoría de ellos eran mujeres.

En tanto, otra marca de alfajores tradicionales, dulces y galletitas de Córdoba, “Estancia El Rosario”, se encuentra al borde del cierre y despidió el pasado mes de junio al 80% de sus trabajadores.

Vauquita, otro ícono de las golosinas y símbolo de la producción de dulce de leche en el oeste de la provincia de Buenos Aires, también sufre conflictos. En mayo de este año uno de sus directivos dijo que el incremento en sus impuestos, que al menos triplica los valores del año pasado, los colocó en una situación límite en la que no saben cuantos meses durarán en pie.

Por otro lado, la empresa Arcor, líder en la venta de golosinas, chocolates, helados y galletas, por la caída del consumo suspendió este año unos meses el trabajo de su planta en San Pedro, provincia de Buenos Aires.

Otra empresa que vendió mucho en nuestro país, Canale, quebró en enero tras 143 años. Los empleados lograron que la justicia los avale para convertirla en cooperativa en el último mes.

Un caso emblema de la ciudad de Mar del Plata fue el de confitería Boston. Después de un año en que los trabajadores cobraron menos sueldo que les correspondía reabrieron.

También es conocida la realidad de la empresa de galletitas Tía Maruca, que atraviesa una complicada situación financiera y paga salarios en cuotas. A un paso del concurso por endeudamiento, hay 400 puestos de trabajo de su planta en la localidad sanjuanina de Albardón que están en peligro.

La Unión de Kiosqueros de la República Argentina en febrero de este año aportó un dato: de los 120.000 kioscos que existían en todo el país en 2015, cerraron casi una cuarta parte en 2018.

Desde la Unión calcularon que si cada kiosco tenía un empleado, como mínimo se perdieron 28.000 puestos de trabajo en los últimos tres años.

Fuente: Minuto Uno.

Temas relacionados Nacionales Principal