Nacionales
VIOLENCIA

Un ex futbolista de Boca fue denunciado por atacar a un hincha de River

Se trata de Pablo Ledesma. Un tatuaje de River habría generado una pelea callejera en pleno centro de Mina Clavero, Córdoba.

Agresión
Agresión Captura de pantalla

Somos Jujuy por Somos Jujuy | 13-01-2023

Todo sucedió en la mañana del 31 de diciembre de 2022 pero la noticia recién trascendió hoy, 24 horas después de que José Octavio Gauna acusara al ex jugador de Boca y actual técnico de la Octava División xeneize, Pablo Ledesma, de agresión y lesiones en la fiscalía de Villa Cura Brochero, en Córdoba. Y como en toda situación de violencia que llega a instancia de Tribunales, hay dos versiones. La de la presunta víctima y la del presunto agresor.

Según la denuncia que Gauna presentó 12 días después de producirse el hecho, él estaba paseando con su esposa, sus dos hijas (una de ocho años y otra de cinco) y su hermano por el centro de Mina Clavero, centro turístico por excelencia del Valle de Traslasierra en la provincia mediterránea. Promediaba la mañana del 31 de diciembre. En un momento dado, cuando estaba parado en una esquina junto a su familia esperando que pasaran los automóviles para cruzar la calle, se le acerca un grupo de hombres donde él reconoce al ex campeón del mundo con Boca, Pablo Ledesma, quien, siempre según la denuncia, repara que en el brazo derecho Gauna tiene tatuada la Copa Libertadores 2018 con la fecha del 9/12.

El tatuaje por el que habría iniciado la pelea
El tatuaje por el que habría iniciado la pelea

Y que ahí nomás el ex futbolista comienza a cantarle canciones de Boca gastando a River y él responde, siempre supuestamente en tono risueño: “Esta no te la olvidás más”. Y que a partir de ahí sobrevino la pelea: presuntamente Ledesma reaccionó mal a la cargada, lo empujó, se vinieron sus amigos que según la denuncia eran no menos de seis y lo empezaron a golpear y cuando su mujer y su hermano se metieron a defenderlo, también fueron agredidos. En el escrito judicial los letrados que representan a Gauna aseguran que la golpiza fue por todo el cuerpo y le provocó daños en la zona del maxilar, un corte en la cara, escoriaciones en la espalda y dolores agudos en los riñones. Y que su esposa también tiene marcas en la cara y en uno de sus pechos, mientras que su hermano fue golpeado en el pómulo derecho. La calificación que piden es de lesiones leves que tiene pena de un mes a un año de prisión, pero es redimible en caso de ser encontrado culpable Ledesma, por probation o la figura de reparación integral del daño. Es decir, tareas comunitarias más una suma de dinero.

El video del hecho:

Claro que esta es la versión de quien se presentó en la Justicia. Pero no es la misma que narran los allegados a Ledesma y que aseguran que los testigos del hecho, comerciantes de la zona, pueden acreditar. Según este relato, la situación fue exactamente a la inversa. Ledesma estaba con su hijo de cinco años y dos hermanos paseando por Mina Clavero, junto a algunos amigos de La Falda. Todos estaban haciendo los preparativos para la fiesta de fin de año que se avecinaba. Y mientras estaba caminando por la zona céntrica, se le acercó una persona que no conocía, que después resultó ser Gauna, a cargarlo por la reciente paternidad de River incluyendo claro está la final de Madrid. Que al principio Ledesma se lo tomó como una muestra más de folclore del fútbol, pero que a la media cuadra le dijo presuntamente a Gauna que ya estaba bien, que lo dejara en paz que estaba gozando de unos días de descanso con su gente. Y supuestamente eso no ocurrió. En la versión del círculo de Ledesma, Gauna siguió molestándolo por casi 200 metros más y que entonces ante una palabra descomedida comenzó supuestamente una agresión mutua y que los amigos del ex futbolista se metieron para defenderlo.

El fiscal tendrá difícil la tarea de adjudicar responsabilidades, salvo que haya testigos imparciales que se presenten y cuenten exactamente lo ocurrido, porque en los videos a los que accedió Infobae se ve la gresca pero no se aprecia el comienzo, es decir, las imágenes comprueban que hubo una pelea pero no cómo fue el inicio. También es cierto que en esas imágenes tampoco se logra identificar si Pablo Ledesma está pegando o sólo separando. Esto último sí queda muy claro después de que Gauna cae al piso y el ex futbolista intenta mediar con un “ya está” para parar a los que estaban más exaltados, situación que solo culmina cuando se acerca un policía y cada uno de los bandos se va para un lado distinto.

Fuente: Infobae 

Temas relacionados