Sabrina Galván

Manotazos de ahogado

Conforme avanzan los tiempos electorales, se precipitan decisiones no siempre acertadas.

15-04-2019

Esta semana, funcionarios del gobierno nacional citaron a los gobernadores radicales y del PRO a un encuentro con ministros, para discutir estrategias que le permitan al macrismo, superar la crisis económica por la que atraviesa la población.

Luego del encuentro de varias horas, se supo que el propio presidente Mauricio Macri, anunciará estas medidas esta semana.

Entre los anuncios que circularon por Casa Rosada, se escuchó que el gobierno reactivaría el plan “Ahora 12” y créditos en corralones para que se reactiven obras particulares.

Resulta infantil pensar que con estas medidas, se puede reactivar el consumo, ya que los problemas centrales de la economía se basan en el descontrol cambiario y en la caída del poder adquisitivo de los trabajadores, muchos de los cuales cayeron de la clase media en la pobreza, y seguirán restringiendo sus gastos.

Los tarifazos, los aumentos descomunales del combustible y de los alimentos de primera necesidad, no hacen más que tirar a los ciudadanos asalariados hacia abajo, y obligarlos a consumir solo lo absolutamente necesario.

Sin pensar en quienes no tienen sueldos y sobreviven con subsidios, o trabajo informal, con un gobierno que evita hablar de control de precios o congelamiento.

Otro de los sectores afectados que esta semana reclamaron en las calles, son los propietarios de las pymes, que no pueden soportar la carga impositiva y que ante el quiebre de sus tareas van cerrando y destruyendo el trabajo genuino.

En medio de todo este enroque de la política, el gobernador de Jujuy Gerardo Morales, reclamó medidas que reactiven la economía y le sugirió al asesor presidencial Jaime Durán Barba, que se compre una brújula, como ironía sobre su falta de entendimiento de la realidad.

Toda esta estrategia tiene que ver según las encuestas, con la caída de la imagen presidencial para su reelección, que lo deja casi en un eventual empate con la ex presidenta Cristina Fernández. Y en una probable bajísima intención de voto con respecto a otros candidatos en segunda vuelta.

La devaluada palabra del presidente Macri, muchas veces provoca lo contrario a lo esperado, y se desatan corridas cambiarias o la caída de su imagen.

Veremos cómo recibimos los argentinos este mensaje, a días de las elecciones provinciales y a meses de las nacionales.

Temas relacionados Opinión Sabrina Galván