San Salvador

Finalmente el vendedor de garrapiñadas se quedará en el casco céntrico

Hugo Castillo podrá continuar vendiendo su producto aunque deberá cumplir con algunos requisitos.

23-04-2018

Gastón Millón, secretario de Gobierno de la municipalidad de la capital, se refirió al caso particular del vendedor de garrapiñas que el viernes pasado fue intimado por inspectores municipales para que abandone el lugar.

El funcionario municipal manifestó que la intención nunca fue desalojar al vendedor de garrapiñadas, sino que los inspectores lo intimaron para que mueva su puesto ambulante unos 20 o 30 metros sobre calle Necochea.

Además, Millón indicó que el comerciante de garrapiñadas no cumple con algunos requisitos que la municipalidad exige para vender alimentos en la vía pública. “El señor Castillo presentó un carnet sanitario trucho y aparentemente no habría realizado el curso de manipulación de alimentos que dicta la municipalidad de manera gratuita”, expresó el funcionario.

Esa habría sido la razón por la que el vendedor de garrapiñadas fue intimado. Pero además, el pedido de la municipalidad para que el señor Castillo mueva su puesto responde a una ordenanza que regula la venta ambulante.

“Tenemos la obligación de cumplir con la ordenanza. No podemos mirar para otro lado”, indicó el secretario de Gobierno de la municipalidad y agregó que la venta de alimentos debe estar minuciosamente regulada ya que la intención del municipio es proteger a las personas que consumen productos en la calle.

“Al señor no lo vamos a desalojar. No vamos a decomisar sus elementos para la venta pero sí queremos que se corra de la esquina de Necochea y Belgrano. Serán solo unos 20 0 30 metros sobre calle Necochea”, finalizó el funcionario.

Cabe recordar que el viernes último vecinos se agolparon en el lugar donde vende garrapiñadas el señor Castillo. Allí un numeroso grupo de personas impidió que inspectores desalojen al vendedor, que trabaja desde hace 20 años en ese sitio.

Temas relacionados Jujuy San Salvador