Sin categoría

Racing no salió campeón de casualidad

Un equipo que llevó en la sangre la ambición, el protagonismo ,la solidaridad y mucha convicción. Mira cuales fueron las causas de esta Academia victoriosa.

01-04-2019

La blanca y celeste de este Racing volvió a brillar y a consagrarse como el mejor equipo argentino después de cinco años, de aquel equipo deslumbrante de Diego Cocca, que levantó el trofeo de campeón en el 2014.

A una fecha por jugarse, la Academia logró un empate ante Tigre en victoria, en un apasionante partido, pero donde la visita siempre estuvo cerca del arco, como en todo el torneo. Con un Defensa y Justicia que le pisaba los talones, y que se desinfló al final, los de Avellaneda no bajaron esa intensidad y nivel protagonista y levantaron el máximo titulo a nivel país.

El torneo fue apasionante. A pesar de que Racing desde la fecha 4 se puso como líder, las fechas se ponían interesantes, con un Halcón de Varela imparable, un Patronato difícil de ganarle en su casa, Unión que complicaba partido a partido, la sorpresa de la juventud de Vélez que hoy volvió a las copas internacionales. En fin, nada fácil para el actual campeón.

Fue un equipo que llevó en la genética ambición, protagonismo, solidaridad, mucha convicción. La edad no era influyente, de hecho, el goleador del torneo y el mejor jugador actual, Lisandro "Licha" López, con sus 36 años demostró de punta a punta que los años no pesan, que en cada partido se entrega todo y que el equipo es lo más importante.

La idea y el funcionamiento táctico-técnico que presentó Eduardo Coudet se logró estampar desde aquella fecha 4, colocandose como punteros y donde nadie logró robarles el lugar. Asumió riesgos, pero plasmó en todas sus lineas el mejor equipo. Un señor arquero como Arias, una zaga central como la conformada por Sigali y Donatti, un volante cerebral como el chileno Díaz, un distinto como Zaracho y un goleador como Licha López resultaron determinantes en lo individual para desarrollar lo colectivo.

Quizás no sea el mejor Racing de los últimos 20 años, pero si lo ha sido en estas últimas temporadas. Pero si recordamos aquel Newell´s del Tata Martino del 2013, o aquel gran Lanús de Jorge Almirón que dio mucho que hablar en el 2016, podriamos poner varios puntos en común con esta Academia del "Chacho": la determinación en la posesión de la pelota, el ataque masivo, el orden en sus líneas, y lo que sorprendió sobre todo, ese trance o riesgo de jugar lejos de su arquero.

Perdió a su jugador clave al inicio, Lautaro Martinez, que emigró al fútbol europeo, aunque el millonario monto por el jóven, se destino a armar el plantel más fuerte de estos últimos años. Rápidamente "Licha" López asumió toda responsabilidad. Luego, quedar afuera de la Copa Libertadores ante River fue otra gran caída pero de la que se pudo levantar rápido y pensar en el objetivo de la Superliga.

Sin una buen dirigencia, un club difícil que funcione. La llegada de Diego Milito como manager profundizó lo del Racing positivo. El, el presidente Blanco por supuesto y el entrenador armaron un tridente firme en sus decisiones. La exclusión de Ricardo Centurión, quien reveló una charla con el Chacho en la previa con Tigre, fue el caso testimonial en un momento bravo. Dejaron ir a Gustavo Bou, y trajeron a alguien de jerarquía como Darío Cvitanich, que le dio una importante imagen al equipo, y sobre todo profesionalismo.

¿Un clásico te condiciona? Claro que sí. El aplastante 3 a 1 ante Independiente en el Libertadores de América, fue clave en lo motivacional y que incluyó 18 victorias en 24 fechas, con 42 goles a favor y apenas 15 en contra.

Sumaron su título nº 18, y como si eso fuera poco, Coudet logró algo increible: la mayor efectividad en la historia del club. Los números hablan de un campañón, donde sacó, con una fecha aún por jugarse, el 77,7% de los puntos en disputa, 17 triunfos, 5 empates y apenas 2 derrotas en las 24 fechas ya disputadas. Extraordinario.

Un equipo pasional como su técnico. Fuerte desde lo anímico, seguro y con compromiso. Con una idea clara, con la intensidad siempre alta, y con gran compañerismo, Racing Club de Avellaneda reuniendo estas y muchas más características, se pudo adueñar de la Superliga Argentina 2018/2019, una fecha antes de finalizar la competencia. Por más fútbol como éste.

Temas relacionados Sin categoría