Somos Mascotas

Dejó a su perra en una guardería y se la devolvieron muerta y empaquetada con cinta

La joven publicó las fotos en Instagram y el posteo se viralizó.

26-04-2019

Una joven irlandesa, Kirsten Kinch, dejó a su perra siberiana en una guardería canina mientras disfrutaba de unas minivacaciones en Islandia. Cuando fue a buscarla, la esperaba una terrible sorpresa: su fiel compañera había muerto y se la devolvieron en una bolsa de basura envuelta en cinta de embalar.

El caso ocurrió a fines del año pasado pero fue revelado ayer por la joven en un posteo en su cuenta de Instagram.

Según explicó, Kinch estaba muy nerviosa por dejar a su perra por primera vez en manos de extraños. La mascota tenía un problema de colitis y estaba siendo tratada con esteroides.

https://www.instagram.com/p/BwoYSQ-FIwc/?utm_source=ig_embed

Antes de irse el 27 de diciembre de 2018, la dueña de la perra dejó constancia del problema de salud de su mascota y explicó cómo debía ser tratada para que continuara con su recuperación.

https://www.instagram.com/p/BkvUdzVlyFT/?utm_source=ig_embed

Cuando fue a buscarla el 31 de diciembre, le dijeron que Nova había sufrido una grave hemorragia y falleció. "Nos quedamos impactados y devastados. Pregunté si le habían dado la medicación y me dijeron que sí", expone Kinch en su posteo.

Pero lo que realmente le provocó indignación fue el trato que recibió y la forma en la que le entregaron a su perra: "Aplastaron a Nova en lo que solo puedo describir como una pelota dentro de una bolsa negra y cubierta con cinta adhesiva. No hubo cuidado ni empatía por cómo lo hicieron. Fue traumático y desgarrador verla así, un husky de 25 kg hecho una bola", contó la joven.

Kinch consultó a su veterinaria y confirmó gracias al microchip que realmente se trataba de Nova. La joven también pidió al local más informaciones sobre lo ocurrido, pero jamás obtuvo respuesta.

En el mensaje, expresó su dolor por la muerte de su compañera: "Nova fue un perro único en mi vida y en la de mi familia. Ha dejado un hueco que será imposible de llenar".

Paddy Cullen, la dueña del local, dijo al diario Metro que su familia había recibido amenazas de muerte desde lo sucedido, "Llamé al veterinario y me dijeron que envolviera al perro para no infectar a los otros perros", justificó la mujer sobre el porqué de la extraña manera en la que entregaron a Nova.

Temas relacionados Somos Mascotas