Superliga

Independiente venció a Boca y le dio suspenso al torneo

Independiente venció a Boca con un gol de Benítez y con polémica sobre el final por un supuesto penal por mano de Verón. Arde el campeonato: Godoy Cruz se puso a cuatro del Xeneize.

16-04-2018

Se puede afirmar que en el primer tiempo hubo más lesionados que fútbol. Así se podría sintetizar lo que ocurrió en esos primeros 45 minutos. Porque los dos se prestaron la pelota pero ninguno pudo asumir nunca el rol de protagonista y dominador del encuentro. Hubo momentos favorables para Independiente y otros en los que pareció estar mejor Boca. Pero más que nada fueron sensaciones que nunca se cristalizaron en situaciones concretas o en un dominio sostenido. Por eso, porque el juego fue chato, resaltaron las lesiones. Apenas arrancó, Bustos debió irse por un esguince tras un golpe de Pavón. Al rato, el que pidió el cambio fue Barrios, a quien se le puso duro un gemelo. Y más tarde, ya sobre el final del primer tiempo, el que no pudo seguir en cancha fue Jonás Gutiérrez, quien había ocupado la posición de lateral derecho dejada por Bustos.

En el segundo tiempo, Independiente salió más decidido. Su determinación empujó a Boca hacia atrás y el Rojo, a base de tiros de esquina, empezó a generarle peligro a Rossi. En esas acciones hubo dos manos en el área de Boca que fueron reclamadas por todo el Rojo. En ambas, la de Reynoso y la de Pablo Pérez, parecieron casuales, sin intención. Incluso Bebelo tenía el brazo cubriéndole el cuerpo. Pero los merecimientos del local se transformaron en premio cuando Figal le quitó la pelota a Pavón de manera magistral y la cedió para Sánchez Miño, quien avanzó y metió un pase cruzado y preciso para la entrada solitaria de Benítez. El 7 definió cruzado por entre las piernas de Rossi y metió el 1 a 0. Era justicia. Con poco, Independiente era más.

Boca intentó arrinconar al Rojo en busca del empate. Guillermo metió a Wanchope y sacó al pibe Almendra. Con dos 9 trató de generar peligro y que la pelota llegara rápido al área rival. Abila, en la primera que tuvo, pegó un tiro en el palo. Y en otra cabeceó y Campaña, a puro reflejo, la desvió con un pie. Pero Boca careció de fútbol, no tuvo juego como para poner en aprietos a su rival y sólo inquietó a partir de lo que podía producir Pavón, que no jugó bien pero otra vez volvió a ser la principal arma ofensiva de su equipo.

Hasta que llegó ese primer minuto de descuento. Vino el centro hacia el segundo palo, Nández saltó a cabecear pero Verón, desesperado por evitarlo, fue con su brazo izquierdo hacia la cabeza de su rival para interceptar el remate aéreo. Dio la impresión de que la pelota pegó en el antebrazo del jugador del Rojo. No fue del todo claro pero Boca fue en masa a reclamarle a Penel por el penal. El árbitro, por la queja desmedida, le sacó la segunda amarilla y roja a Pablo Pérez. Y con el pitazo final, Boca se fue quejándose por esa polémica y lamentándose por un cierre de torneo en el que Godoy Cruz le respira en la nuca.

Restan cuatro fechas por jugar esta Superliga, y el final es apasionante. Godoy Cruz ganó y está a 4pts de Boca que hoy no consiguió sumar y alejarse.

{youtube}

{/youtube}
Temas relacionados Deportes Superliga