Nacionales
JUICIO

Juicio por el crimen de Báez Sosa: "A ningún papá le deseo ver a Fernando acostado y esperando que lo ingresen a un cajón"

La segunda jornada del proceso incluyó también el testimonio de Oscar Rossi, suegro de Fernando. Julieta, su novia, decidió ausentarse

amigos de Fernando Baez Sosa
amigos de Fernando Baez Sosa

Somos Jujuy por Somos Jujuy | 03-01-2023

Tras el comienzo de la declaración de Lucas Filardi amigo de Fernando, los padres de Fernando ingresaron a la sala, ubicados junto a Burlando, del lado de la puerta de ingreso.

Entonces, se proyectó el video que los muestra cuando son expulsados por patovicas de la disco Le Brique, la previa al crimen. Luego, comienza una riña en la calle. Se trata de una de las tres grabaciones extraídas del celular de Lucas Pertossi, uno de los jóvenes imputados por el crimen.

Todos los ocho imputados estiraron su cuello para ver la proyección, en especial Máximo Thomsen. Otra vez, Filardi se pone de pie a metros de los imputados para señalar y contextualizar dónde estaba en el video.

Ante la pregunta de Burlando, aseguró que lo golpearon a Báez Sosa, “firme, fuerte, a la cara”. Burlando le pidió que actúe las patadas recibidas. El defensor Tomei se quejó de esto ante el tribunal. “Me parece que esto excede el ámbito del interrogatorio”, aseguró. Luego, Filardi continuó actuando la pelea.

Consultado sobre quién le pudo haber pegado a Fernando, afirmó que “yo en su momento, en mi declaración, no sé si me puedo referir a ella, pude identificar a alguien por cómo estaba vestido. Ahora no me acuerdo, pero por la forma de la cara y el cuerpo, en base al video que veo ahora, es Luciano Pertossi”.

“Ninguno de nosotros nos pudimos acercar”, dijo.

También, describió uno de los videos más conocidos de la golpiza, donde se ven los momentos finales, con Máximo Thomsen de frente, con su camisa entreabierta. Dijo, “era muy honesto y se esforzaba mucho por todo. Por que también, yo qué sé... Nosotros tuvimos mucha suerte de que el viaje a Gesell nos lo pagaron nuestros padres, pero él se lo quiso pagara él y trabajó para hacerlo”.

Luego, el tribunal montó una pantalla para que Filardi refiera señalando con un puntero donde estaba ubicado a la salida del Le Brique: se ubicó a sí mismo de pie a menos de un metro de los imputados, que también miraban la pantalla atentos.

El MPF le preguntó al testigo si está en condiciones de reconocer quién de los imputados estuvo involucrado en la pelea: “Por nombre lo tengo asociado a la cara. Creería que Luciano Pertossi”, dijo.

El padre de Lucas Pertossi y tío de Luciano, presente en la sala, se tomaba la cabeza al oír el testimonio.

Oscar Rossi padre de Julieta, en aquel entonces novia de Fernando, declaró: "Sonaba mi celular. Era mi hija que me llamaba: 'Papá, por favor, venite a Gesell que Fernando está en el hospital y yo en la comisaría', me dijo. 'En el hospital, ¿cómo?, le dije y enseguida sentí que un chico le decía: 'Estamos en una fiscalía y Fernando en el hospital”.

Cuando llegó a Gesell, la fiscal Verónica Zamboni le explicó la noticia. Según su papá, Julieta tenía la camisa negra de Fernando en la mano en la noche del crimen. La fiscal le solicitó colocarla en un sobre para poder tomar de allí material de ADN.

Rossi padre aseguró que vio el cadáver de Fernando “después de la autopsia”. “No le deseo a nadie ver lo que yo vi en el cuerpo de Fer. Ni al peor animal en el medio del campo. A ningún papá le deseo ver a Fernando acostado y esperando que lo ingresen a un cajón” contó. También, acompañó a Silvino Báez Sosa a hacer los trámites del sepelio.

Hoy, Julieta es bailarina y da clases de danza. Cursaba Derecho, aunque pausó su carrera. Su padre asegura que vive con tratamiento psicológico, tras una pregunta de Fernando Burlando. El fiscal Gustavo García afirma que su cuadro actual es consistente “con un síndrome de estrés post traumático”.

El padre refirió que al terminar la escuela hizo terapia para ver “su orientación vocacional”, pero después del crimen tuvo que darle continuidad. “El primer año lo pasó recluida en la habitación. Con el apoyo psicológico, pudo empezar a hacer lo que habitualmente hacía”, dijo Oscar.

Los ocho imputados se sentaron frente a los jueces a las 9:45, con otras ropas a las que vistieron el día anterior. El mismo dispositivo de seguridad de 13 guardias del Servicio Penitenciario Bonaerense que se implementó ayer los custodia hoy, con otros dos efectivos ubicados en el pasillo principal, casi el doble de guardias que de acusados.

Fuente: Infobae