Nacionales
JUICIO

Se reanuda el juicio por el crimen de Báez Sosa: declaran peritos y el médico que hizo la autopsia

El debate oral se retomará hoy por la mañana en los Tribunales de Dolores. En la primera semana de audiencias no habló ninguno de los ocho rugbiers.

rugbiers en el juicio de baez sosa
rugbiers en el juicio de baez sosa Ezequiel Acuña

Somos Jujuy por Somos Jujuy | 09-01-2023

Hoy a partir de las 9:00 se realizará la sexta jornada del juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, el joven asesinado en 2020 a la salida del boliche Le Brique en Villa Gesell. Está estipulado que declaren peritos de rastro, químicos y el médico que le hizo la autopsia al cuerpo del joven de 18 años.

En total, se prevé que sean 13 personas las que briden declaración. Ellos son: Carolina Silvana, Diego Duarte, Silvana De Piero, Patricia Liliana Gómez, Alejandro Javier Verlatsky, Quimei Aranadia, Javier Collova, Ramón Rueda, Javier Pablo Laborde, Federico Etchar, Rodrigo Martín Angeleri, Pablo Krotsch y María Eugenia Chapinal.

En la primera semana, los ocho rugbiers imputados se mantuvieron en silencio. Al igual que estos 3 años que pasaron detenidos, nunca quisieron hablar públicamente y esto tiene que ver con parte de su estrategia.

El primero de los testigos será el médico forense Duarte. El resultado de cada golpe de puño y patada que recibió Báez Sosa, principalmente en la cabeza y el abdomen, fue registrado en el estudio realizado en la morgue del Hospital de Pinamar el mismo día del crimen, seis horas después del fallecimiento de la víctima. Allí, se constataron lesiones internas y externas, un testimonio de la ferocidad del ataque que Fernando sufrió.

Duarte identificó un traumatismo severo de cráneo, un golpe muy fuerte en la cabeza que le provocó un sangrado interno y la muerte inmediata. En términos del expediente, aseguró que Fernando “habría fallecido por paro cardíaco, producido por SHOCK NEFROGÉNICO debido a TRAUMATISMO GRAVE DE CRÁNEO”. Las mayúsculas corresponden al informe del forense. El golpe, de acuerdo al diagnóstico, causó una “hemorragia masiva intracraneana intra-parenquimatosa sin fractura ósea”.

En el informe se detalló un “traumatismo cerrado de abdomen con laceración hepática y hematomas en intestino grueso producto de múltiples traumatismos cerrados” junto a un “hemotórax izquierdo con infiltrado en ambos parénquimas pulmonares” y “múltiples escoriaciones y equimosis en región maxilar y cara lateral de cuello, entre las que se distinguen dos improntas de pie calzado”.

Otros especialistas médicos citados para la audiencia de este lunes 9 son Carolina Giribaldi, la médica que llegó en ambulancia al lugar del ataque, y la patóloga forense Silvana de Piero, que hablará del estudio histopatológico. Patricia Gómez describirá las lesiones de los imputados, citada por los fiscales y la querella.

Alejandro Verlatsky, también citado por los fiscales y la querella, detallará las muestras sanguíneas de los imputados.

En tanto, otros cuatro policías sumarán sus testimonios a los colegas que ya declararon la primera semana del debate. En esta oportunidad, serán un agente y un funcionario de la municipalidad de Villa Gesell que obtuvieron las cámaras de seguridad de la zona de Le Brique.

Además, declarará el policía bonaerense Ramón Rueda, quien identificó a un testigo que vio a Thomsen realizar unas señas agresivas cuando aún estaba en el boliche, instantes antes del ataque a Fernando.

La jornada finalizará con los testimonios de tres funcionarios judiciales que estuvieron presentes en el lugar de la agresión.

En lo que va del debate ya declararon 47 testigos. La mayoría complicaron a Thomsen: al menos una decena lo ubicó la noche del crimen mientras pateaba a Fernando en la cabeza y en la última jornada se reveló el misterio de la zapatilla que marcó la cara de Báez Sosa y la falsa acusación a Pablo Ventura. Tanto Mariano Orlando Vivas, como Hugo Martín Vázquez, dos oficiales que participaron del allanamiento en el chalet que los imputados alquilaron en Villa Gesell, sostuvieron que fue quien dijo en voz alta que ese calzado pertenecía al remero de Zárate.

Fuente: Infobae