Somos Jujuy
El diario digital jujeño más actualizado.

Una charla de café… Libertad de expresión

«Si atacamos a la libertad de expresión debilitaremos nuestra democracia y viviremos en una mentira. De ahí que el lugar de la prensa debe ser preponderante». Por Juan Jenefes y Juliana Carbó

Hoy, 7 de junio se conmemora el día del periodista en Argentina debido a que en el mismo día del año 1810 Mariano Moreno fundó el primer periódico del país, que fue conocido como La Gaceta.

Primera página del primer número del periódico La Gaceta del 7 de junio de 1810. “Rara felicidad la de los tiempos en que es lícito sentir lo que se quiere y decir lo que se siente” Tácito.

Felicitamos a todos los y las periodistas en su día y celebramos su labor, en honor a aquellos trabajadores de la prensa que han entregado hasta sus vidas por el ejercicio de su profesión. Por ellos, hoy dedicaremos esta columna a la libertad de expresión.

Este derecho tan importante constituye un instrumento esencial de nuestra democracia. Se encuentra claramente definido por el artículo 13 de la Convención Americana Sobre Derechos Humanos, que dice: “Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión. Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideración de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección”.

¿Por qué decimos que este derecho es tan importante? Si analizamos de cerca estados donde la democracia ha sido remplazada por un poder autoritario, o corre ese peligro, lo primero que se ataca es la libertad de expresión y luego, o en paralelo, la independencia judicial.

En América Latina hay una tendencia a considerar que este derecho no es tan importante o es secundario. Es posible que la falta de su defensa genere democracias pobres, o sistemas donde la libertad no existe como por ejemplo: Venezuela. El régimen de Maduro y el de Chávez ha perseguido a denunciantes y no han permitido participar a opositores de licitaciones de medios de comunicación; o Colombia, donde los periodistas -durante años- han sido perseguidos, castigados, torturados y asesinados por sus publicaciones.

Las persecuciones no solo ocurren en América por supuesto, recordemos la tragedia ocurrida en Francia provocada por un grupo terrorista que aniquiló a 11 personas dentro de la revista Charlie Hebdo por publicar imágenes satíricas de Mahoma.

Charlie Hebdo. Revista Francesa atacada el 11 de enero de 2015

En Argentina existen graves ejemplos de sometimiento y silenciamiento de periodistas por defender su trabajo. Recordemos en homenaje a José Luis Cabezas, Juan Carlos Zambrano en Jujuy y a todos los que fueron definitivamente silenciados durante la última dictadora, más de 220 trabajadores vinculados a la prensa, su verdad nunca será silenciada

Otras formas de persecución son las amenazas, secuestros, ataques sexuales a mujeres periodistas para sacarlas del lugar público que ocupan siendo un caso resonante en América Latina el de la colombiana Jineth Bedoya Lima quien fue atacada en su país por sus investigaciones y hoy reclama justicia por ella y sus compañeros ante la Corte Interamericana.

La persecución judicial a través de causas penales iniciadas a profesionales de la información vinculadas a sus denuncias sobre hechos de corrupción es otra manera de perseguir con un efecto correctivo y aleccionador contra aquellos que se meten con el poder, ya que pensarán dos veces antes de publicar cierta información, constituyendo un modo de censura indirecta, que no debe ser permitida puesto que afectará a la sociedad que no podrá conocer la verdad.

En otros países, como Estados Unidos, la libertad de expresión es lo primero en su “acuerdo de derechos” (los derechos fundamentales de su constitución).Allí es un derecho preferente,que no puede ser minimizado, y en caso de que esto ocurra, le puede costar el puesto a quien esté al frente del país como le ocurrió al expresidente Nixon en su momento. Esto está profundamente arraigado en su cultura.

¿Por qué lo viven así? Cuando vencieron a los ingleses y conformaron su país se juraron entre ellos que la libertad que habían logrado no les iba a ser arrebatada por un tirano u otro país. Asimismo, para preservar el poder conquistado por el pueblo a través de todos los tiempos estos debían conocer a sus autoridades, sus decisiones, para poder así -en caso de no confiar más en ellas- cambiarlas a través del voto.

La importancia dada a la libertad de prensa tiene una relación especial con la sociedad ya que es el medio de control a los actos del Gobierno. Este rol es ejercido por la ciudadanía, pero a través del acceso a la información la que es garantizada por los periodistas y eso mantiene para el pueblo su poder soberano. Podemos ver entonces que hay una relación necesaria entre conocer la verdad y la libertad. Como dijo Mariano Moreno “Quiero más una libertad peligrosa que una servidumbre tranquila”.

La prensa y los periodistas son atacados efectivamente porque dicen lo que -el poder- no se quiere escuchar y muestran lo que no se quiere ver. Por tanto, si atacamos a la libertad de expresión debilitaremos nuestra democracia y viviremos en una mentira. De ahí que el lugar de la prensa debe ser preponderante.

Voltaire en su sabiduría nos anticipaba “los políticos deben defender la libertad de expresión por más que no les guste lo que se dice o lo que se muestra”.

No queremos dejar de mencionar que en durante el 2020 y 2021 murieron más de 500 periodistas a causa del COVID en Latinoamérica para garantizarnos a todos el acceso a la información hasta el último momento.

Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1211
También podría gustarte
Comentarios
Loading...