Somos Jujuy
El diario digital jujeño más actualizado.

Creció la pobreza entre los que tienen empleo: ya afecta a 4,5 millones de personas

Es un fenómeno que se disparó en el último año: pasó del 17,3% al 24,5% de la población urbana, según datos oficiales.

El 24,5% de los que tienen empleo son pobres. Son 4.530.000 personas que trabajan pero aun así son pobres, de acuerdo a los datos del primer trimestre de este año de la Encuesta Permanente de Hogares del INDEC procesados por especialistas sociales. Esos 7,2 puntos adicionales en un año equivalen a 1.225.000 nuevos pobres con empleo.

Si a los 4.530.000 se agregan las personas desocupadas y se suman sus familias, en especial si cuentan con niños menores de 14 años donde alcanza al 49,6% y además los inactivos pobres (como adolescentes y jubilados y pensionados), la pobreza urbana total suma casi 14 millones, como adelantó Clarín el sábado pasado.

Hace tiempo que tener trabajo no evita caer en la pobreza. Pero la recesión iniciada en abril del año profundizó la caída de más ocupados por debajo de la línea de pobreza por la fuerte pérdida del salario real frente a la inflación y los valores de las canastas de indigencia y pobreza; en paralelo, se dio un aumento del empleo no registrado entre los asalariados y cuentapropistas.

La medición del INDEC de pobreza por ingresos o monetaria toma en cuenta los ingresos de las personas y familias y los contrasta contra el valor de la canasta de alimentos básicos y la canasta básica total que en esos 12 meses aumentaron entre un 60,9% y 64,2% frente aumentos salarios y de jubilaciones en torno del 35%. A eso se agrega el deterioro de ingresos de los cuentapropistas informales y monotributistas registrados.

Los datos desagregados indican que los asalariados pobres aumentaron del 15,3% al 22,4%: son 3.250.000 asalariados pobres que se desglosan entre 1.900.000 asalariados informales y 1.450.000 formales.

Estos niveles de pobreza entre los asalariados se explican porque los que se desempeñen en sector privado ganan menos de $ 33.395, según los datos del Ministerio de Producción y Trabajo.

Con los descuentos de jubilación y salud, el sueldo “en mano” se reduce a menos de $ 27.717. Así, sumando la asignación familiar por hijo, esos ingresos se ubican por debajo del valor de la canasta de pobreza de una familia tipo (matrimonio con 2 hijos menos) que en mayo estaba valuada en $ 30.337,84. De aquí se desprende que sin el ingreso del cónyuge, esas familias con empleo formal del jefe de hogar se ubicarían por debajo de la línea de pobreza.

Además, según el informe oficial, “en términos reales, teniendo en cuenta el efecto variación del nivel de precios, en mayo la remuneración real mediana cayó el 10,4%”. La caída es en comparación a mayo de 2018.

Al deterioro salarial se suma la pérdida de 240.000 empleos registrados en 12 meses a mayo último, según el Ministerio de Producción y Trabajo, lo que elevó la pobreza entre los sin trabajo.

 

 

Fuente: Clarin

Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
También podría gustarte
Comentarios
Loading...