Somos Jujuy
El diario digital jujeño más actualizado.

Día del Orgullo: disidencia sexual, historias de vida y biopolítica

Se conmemora la Revuelta de Stonewall y en nuestra sección literaria te recomendamos dos libros que, a su manera, reivindican y reflexionan sobre las sexualidades disidentes. Paul B. Preciado, Lohana Berkins y más literatura.

Cada 28 de junio se conmemora la “Revuelta de Stonewall”, que fue llevada a cabo en Nueva York en 1969 cuando el movimiento gay salió a protestar por sus derechos y se rebeló contra la violencia y arbitrariedad policial.

Tras esos sucesos, se crearon organizaciones para luchar por los derechos del movimiento homosexual y en 1970 se realizaron las primeras Marchas del Orgullo en Nueva York y California para conmemorar las protestas nacidas un año antes. Desde entonces, centenares de ciudades en el mundo se fueron sumando a esa jornada de lucha, que también es un día de conmemoración y festejo.

Leé también: Mariana Enriquez y un viaje de terror al Otro Lado

En esta fecha tan relevante para la comunidad LGBTIQ+ con @tourdelibros (click acá para ver más) recomendamos dos libros que, a su manera, reivindican y reflexionan sobre las identidades y sexualidades disidentes.

“Testo Yonqui. Sexo, drogas y biopolítica” de Paul B. Preciado (Paidós, 2014)

El primero de ellos es Testo Yonqui. Sexo, drogas y biopolítica del filósofo español Paul B. Preciado (nótese que tenemos la edición de Paidós del 2014, cuando todavía firmaba como Beatriz).

En sus páginas el autor actualiza la noción biopolítica de Michel Foucault y desarrolla lo que denomina la era farmacopornográfica, donde sostiene la tesis de que se trata de la “aparición de un régimen posindustrial, global y mediático” y para definirlo toma como referencia “los procesos de gobierno biomolecular (fármaco-) y semiótico-técnico (-porno) de la subjetividad sexual, de los que la píldora y Playboy son paradigmáticos”.

Leé también: Basado en hechos reales: periodismo y no ficción

Más allá del esfuerzo de abstracción intelectual que requiere la lectura –y del conocimiento previo de lo que plantea Foucault para terminar de comprender la actualización de la noción biopolítica- uno de los puntos fuertes del ensayo es el estilo del autor y la escritura.

En este sentido, cabe señalar la alternancia de un capítulo a otro entre la autoficción de la experiencia de suministrarse testosterona sintética y el desarrollo de una reflexión sobre el lugar de las mujeres cis y las disidencias –y con ello, por supuesto, de las masculinidades- en las sociedades occidentales modernas y la gestión política y técnica del cuerpo, el sexo y la sexualidad.

“La Berkins. Una combatiente de frontera” de Josefina Fernández (Sudamericana, 2020)

Aunque está calificada como una obra de no ficción, La Berkins. Una combatiente de frontera tiene momentos de novela latinoamericana. Es que Josefina Fernández despliega un estilo lúcido para escribir la biografía de una de las máximas referentes del movimiento travesti en Argentina.

En su libro cuenta la historia de Lohana Berkins, desde su nacimiento en un pueblo de Salta, pasando por su adolescencia expulsada de la casa familiar y forzada a ejercer la prostitución para sobrevivir, hasta su estancia en Buenos Aires, donde se cruza con chongos, rufianas, garrones y policías, experiencia que la convirtió en una líder.

Leé también: Cinco libros para leer en el Día Internacional del Libro

«Me pregunto cómo será ser hombre, porque nunca viví de esa manera. Ni siquiera me siento hombre. Como mujer, te diré que tampoco sé cómo se vive. Porque yo no soy mujer. Soy travesti. Esa es la palabra que me identifica. Mis tetas, mi pene, mi cuerpo entero. Y esta sonrisa que no podés ver», decía Lohana, cuya principal batalla fue el derecho a la identidad.

Si bien se trata de una biografía y autora y protagonista fueron amigas íntimas, Fernández no es condescendiente con Berkins, por lo que se permite, también, una crítica: le recriminaba cierto desinterés en formar cuadros políticos y ser la única travesti referente en los medios y en el movimiento de la disidencia sexual.

Me quedo con el pasaje donde Lohana cuestiona a Paul B. Preciado: «Díganle a Paul que gracias, pero a ver si alguna vez escribe sobre nuestros cuerpos latinoamericanos, porque mucha testosterona, pero sobre la pobreza y la crueldad, nada».

Leé también: Elvira Orphée o uno de los secretos mejor guardados

Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
22
También podría gustarte
Comentarios
Loading...