Somos Jujuy
El diario digital jujeño más actualizado.

Se llama Luna y demuestra que ser diferente también significa ser hermosa y feliz

Luna nació con un raro trastorno que marca la piel.

La mamá no responde a los que dijeron que su bebé es un «monstruo» que debería ser «asesinado» debido a una gran marca de nacimiento negra en su cara, y sí agradece a los miles que apoyan a su «pequeña mariposa».

Carol Fenner, de 35 años, y su compañero Thiago Tavares, de 32, son los felices papás de Luna, que nació con una marca distintiva, con la forma de una mariposa o máscara de Batman, producto de un nevo melanocítico congénito gigante, un raro trastorno que marca la piel.

Carol y Thiago Tavares se sorprendieron inicialmente cuando su hija nació con la marca distintiva que afecta a uno de cada 20.000 recién nacidos en todo el mundo. Los médicos advirtieron que podría ser canceroso, pero afortunadamente una resonancia magnética demostró que no.

La creación de una página de Instagram para ayudar a crear conciencia sobre las marcas de nacimiento como las de Luna se vio inundada de comentarios afectivos y ya tiene 70.000 seguidores que llaman a la bebé como «pequeña mariposa».

Carol está emocionada: «Incluso nos enviaron fotos de personas de todo el mundo que se habían pintado la cara como Luna. Cuando las vi, me emocionó que dejaran de lado lo que estaban haciendo para intentar enviarnos pensamientos positivos».

Pero esta la otra cara, la terrible: «También tenemos algunos comentarios horribles. La peor que tuvimos fue un hombre que dijo: ‘¿No sería mejor si la matáramos que vivir tan cerca de un monstruo como Luna?'».

Después de una ecografía 4D, Carol y Thiago sabían que Luna tenía mucho pelo pero no veían la marca, y dicen: «Creemos que la gente se sorprende cuando la ven, y yo también lo estaría, pero solo quiero que piensen sobre su reacción».

Carol, que es originaria de Brasil, pero vive en Estados Unidos desde los ocho años, contó cómo, cuando Luna llegó al mundo el 7 de marzo, no tenía idea de cuál era la marca de nacimiento de su pequeña.

View this post on Instagram

Essa foi a minha roupinha pra festa beneficente que fizeram pra mim no domingo ♥️ Mamãe ainda está muito cansada, por isso demorou pra vir aqui! A festa foi linda, mais de 400 pessoas, muita gente ajudando, muita gente de muito longe… e Pra não esquecer de ninguém, vou mandar um “MEGA OBRIGADA” à todos os envolvidos…. bandas, DJs, amigos, patrocinadores e visitantes 🥰♥️🙏🏽 Não cabe dentro do peito o tamanho da gratidão e felicidade!!! E saber que tanta gente me ama e zela por mim 🙏🏽♥️ Obrigada do fundo do coração!!! Assim que recebermos todas as fotos, mostro um pouquinho da festa aqui 📷📸📷 #luna.love.hope #somostodosluna #birthmark #selfesteem #gofundme #vakinha #caringmattersnow #nevus #rareskincondition #harvard #bareyourbirthmark #mrelbank #breastfeeding #mom #love #ellendegeneres #steveharvey #caldeiraodohuck #lucianohuck #photoshoot #michelleobama

A post shared by 🥰 Luna Tavares Fenner 🥰 (@luna.love.hope) on

Los médicos se llevaron a la recién nacida para investigar. «Dos minutos después de que se la llevaran, vino un médico y dijo que teníamos que prepararnos para admitir que lo de la beba podía ser cáncer. Fue como, ‘Oh Dios mío, ¿qué está pasando?'», recuerda Carol.

A Luna se le realizó una resonancia magnética en su cuello, cara y cerebro cuando tenía seis días, y los resultados, tres días después confirmaron que la marca no era cancerosa. La marca de nacimiento es causada por cambios genéticos mientras el bebé está en el útero.

Aunque no es doloroso, ni tampoco afecta su vista, la marca en el rostro de Luna puede causar mucha picazón y necesita ser hidratada regularmente. Ella también necesita mantenerse fuera de la luz solar directa.

Después de sopesar tanto el riesgo de que la marca un día se convierta en un melanoma canceroso, como el temor de que Luna sufra lo que le digan cuando crezca, sus padres decidieron buscar un cirujano que pudiera quitarle la marca mientras ella todavía es bebé.

Ellos saben lo que puede sufrir Luna: «Recibimos cientos de mensajes al día a través de nuestro Instagram. Alrededor del 80 por ciento de ellos son personas que dicen que tienen el mismo problema y han sufrido años de acoso escolar. No quiero que mi hija tenga que pasar por eso. Cuando salimos, las personas la miran fijamente y señalan, o llevan a otras personas a mirarla. Es tan horrible. Algunos nos han preguntado si es contagiosa y los extraños incluso la han llamado asquerosa. No puedo permitir que Luna tenga que lidiar con ese tipo de cosas en la escuela».

Fuente: Clarín.

Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
1
También podría gustarte
Comentarios
Loading...