Somos Jujuy
El diario digital jujeño más actualizado.

El sex symbol que abrazó la castidad y es militante cristiano

Eduardo Verástegui pasó de posar semidesnudo a militar en contra del aborto legal.

Una niña de unos ocho años pasa por medio de la sesión de fotos en el hotel de Recoleta, mira sin disimulo y pregunta con desparpajo: «¿Quién es el famoso?» No tarda en darse cuenta de que es el hombre de ojos claros y gorra verde. Ella también quiere ser famosa algún día, aunque no sabe bien por qué. «Para que me conozcan», dice cuando le preguntan. «¿Y para qué quieres que te conozcan?», le consulta el mexicano de gorra. «¡Para ser famosa!», replica ella como quien le contesta a un tonto. La pregunta y repregunta se repiten unas tres veces sin solución aparente hasta que la niña se fastidia: «¡Pues dígame usted para qué sirve la fama!».

Eduardo Verástegui cree haber encontrado la respuesta a eso en su vida. De sex symbol a militante por los valores cristianos, pasó de posar semidesnudo a viajar adonde se lo precise para luchar en contra del aborto, entre otras temáticas que involucran a Dios y a la familia tradicional. Galán de telenovelas, exmúsico y latin lover, alguna vez contó que hacía listas de mujeres a las que quería conquistar -y lo lograba-. En su pico máximo de popularidad, alrededor del 2001, apareció bailando cual adonis flamenco en un video de Jennifer López. Por entonces también figuraba en los rankings de solteros más codiciados. El rotundo cambio llegó a sus 28, cuando le prometió a Dios que sería casto hasta conocer a la madre de sus hijos.

View this post on Instagram

¡Amor y Paz para todos!

A post shared by Eduardo Verástegui (@eduardoverastegui) on

La tradición de la pureza pública está más extendida en los Estados Unidos, donde hasta varias conocidísimas estrellas pop lucieron anillos o collares de castidad, que daban muestra de su elección de mantenerse puros hasta el matrimonio. Es el caso de los Jonas Brothers, Selena Gomez o Miley Cyrus, que hace unos años comenzó a trabajar fuerte para sacudirse aquella estética virginal. La cantante Demi Lovato usaba un collar que decía «el amor verdadero espera», que también dejó al poco tiempo. En ese país existen desde fines de los noventas los llamados «Bailes de la Pureza», donde las adolescentes prometen virginidad hasta casarse.

Pasaron 16 años desde la promesa de Eduardo y el actor y productor no quiere hablar tanto de eso, sino de lo que lo trajo a Buenos Aires.

«Vine a celebrar el histórico 8 de agosto -a un año del rechazo en el Senado de la legalización del aborto-, a conocer a Juanjo (Centurión) y a Cynthia (Hotton) y a presentar mi nueva película Sound of Freedom, en la que invertí 4 años desde que conocí la historia de Tim Ballard, un ex agente del Departamento de Seguridad Nacional de los Estados Unidos que fundó la ONG Operation Underground Railroad, que rescata niños secuestrados para la explotación sexual».

No es su primer apoyo a la lucha de los militantes «de las dos vidas». A comienzos del debate legislativo, envió un video en el que llamó a cuidar «la vida de los que no tienen voz, de los más pequeñitos, los más inocentes y los indefensos». Eduardo está en contra del aborto aún en caso de violación, a diferencia de lo que permiten la mayoría de mayoría de los estados de su país.

«Yo estoy a favor de la vida en todo momento, no trato de decir este sí, este no. Para mí la vida de todos vale lo mismo, no hay diferencia entre quien nace en una familia llena de amor y una madre que toma unas copas, es violada y queda embarazada. Ese bebe no puede valer menos solo porque no fue hecho con amor. Si es lo mismo, ¿por qué no defender la vida de ambos? Uno defiende por principio humano», cuenta.

Fuente: La Nación.

Me gusta
Me gusta Me encanta Me divierte Me asombra Me entristece Me enfada
2521
También podría gustarte
Comentarios
Loading...