Opinión

Ofrendar la vida

Por Candelaria Moreno

mesa dia de todos los santos y fieles difuntos
mesa dia de todos los santos y fieles difuntos

Candelaria Moreno por Candelaria Moreno | 30-10-2022

Los manteles impecables sobre la mesa con un perfecto almidonado, las copas vacías esperando esas bebidas espirituosas  que calmarán la sed de aquellos que nos dejaron un día partiendo al más allá. 

Cada 1 de noviembre  nuestros muertos  tienen que recorrer  un largo camino a casa. Llegando de visita nos sorprenderán  con pequeños ruidos o aromas a perfumes que ya habían sido olvidados por nuestra complicada  humanidad.

En realidad los preparativos  comienzan 4 días antes del 31 ya que hay que buscar  los ingredientes para luego reunirse en familia y entre risas y rezos  preparar la masa para las bendecidas ofrendas.

Entre charlas y anécdotas, de la masa  ya preparada surgirán mágicas  escaleritas, palomas voladoras o traviesos angelitos  que  pedirán inocentemente  caramelos de miel de caña para saborear los dulzores de un mundo que aunque nos cause tristeza amaremos hasta nuestra despedida.

Una vez listas las ofrendas adornarán esa mesa, símbolo de nuestra impaciente espera, allí  podremos  abrazar energéticamente  a las almas que extrañamos y decirles que los llevamos en el corazón por siempre.

Entre nostalgias  y el recuerdo de voces  a lo largo de mi  vida aprendí  que las ofrendas con forma de escalera son las que van a permitir llegar directamente  al cielo, las cruces representan  la glorificación del Señor y de las almas y  los ángeles  en las ofrendas  son los guías y protectores de las almas que nos visitan en este noviembre jujeño.

Ahora bien recordemos que no solo debemos preparar la comida, la bebida, lo material sino lo principal, nuestra alma  limpia, sin rencores, sin olvidos, plena de amor y energía para poder estrecharlos en un simbólico abrazo que brille en el mundo ofrendando a la vida.

Así como los dulces son para los  angelitos que entre juegos y risas agitarán sus alitas para decirnos que la magia existe y que la muerte es vida, mantengamos la dulzura en nuestras palabras y acciones para que las estrellas caigan por más deseos cumplidos.

Almas nuevas, almas viejas almas familiares, almas invitadas, todas pasarán por un sorbito de ofrenda o por una gotita de amor para completar el ciclo de la vida y de la  muerte.

En estos días los jujeños tenemos la oportunidad de  vivir  la experiencia de estar unidos a nuestras raíces más profundas, vibrar  y ofrendar la vida  a nuestros ancestros  para  fortalecernos con  la energía del universo.
 

Temas relacionados