Opinión

Todas las luces

libro foucault
libro foucault

Gonzalo Bautista por Gonzalo Bautista | 31-10-2022

1

Ahora me doy cuenta de lo importante que fue ganar esa competencia. Era la última oportunidad de Brei para entrar al sistema.

Siempre había querido un trabajo de oficina porque sabía que no había nadie mejor.

Lo quiso desde Harriet, la espía. Desde que veía las noticias con su abuelita. Desde que mejoró todos los trabajos de Mar.

Fue él el rival del torneo. Se despertaron, tomaron el 71 y fueron juntos a esperar el llamado. Tina nombró a uno por uno y empezó la selección.

Hasta ese día en el auditorio, Brei había prendido solo algunos fueguitos. Apenas había mostrado destellos de su infinito.

Mar la escuchó decir que Bourdieu pero también Foucault y en ese momento lo supo. ¿Pero acaso nadie más se dio cuenta? ¿A nadie más le pareció asombrosa? Ninguno de esos seres fue capaz nunca de reconocer la belleza.

Hoy sigue siendo igual. Solo le miran el culo.

Siempre fue un poco vago para terminar las cosas y Brei era demasiado buena para eso. Entonces él podía irse a dormir tranquilo mientras ella cerraba los ajustes. En cada trabajo hubo fuego.

Así descubrió que no solo era esplendorosa por fuera sino que por dentro tenía todas las luces.

Y ese día en el auditorio Brei brilló.

2

Esta y todas las columnas de @tourdelibros son sobre los libros que leímos. Aunque estén ubicadas en la sección de "opinión".

Generalmente hablamos de novelas y literatura, pero después del punto 1 creemos necesario hacer una brevísima referencia a la obra de Michel Foucault, específicamente al momento -si es que podemos decirlo así- en que el autor expone la concepción jurídica del poder y da el paso hacia una noción biopolítica.

Para comprender esto se puede consultar varias obras de Foucault: "Vigilar y castigar" y al menos el primer tomo de "Historia de la sexualidad", las entrevistas de "El poder una bestia magnífica", "Las redes del poder", "Un diálogo sobre el poder y otras conversaciones" y "Microfísica del poder" y los cursos "Defender la sociedad", "Seguridad, territorio, población" y "Nacimiento de la biopolítica".

3

Un día Mar entendió que Brei era la única persona que valoraba su miseria porque le decía que faltaba poco para que el mundo se diera cuenta de su genialidad.

Pero no importaba todo el mundo. Si ella lo apreciaba era suficiente.

 

Temas relacionados